TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 18/01/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EUROPE 
EUROPE / Alemania tiene una cuenta pendiente con Grecia
Date of publication at Tlaxcala: 28/12/2012
Original: Griechenland – eine offene Rechnung
Translations available: Français 

Crímenes impunes
Alemania tiene una cuenta pendiente con Grecia

Norman Paech

Translated by  Javier Fernández Retenaga

 

Grecia es cuna de la cultura europea, destino vacacional para los alemanes, última estación de la crisis financiera y protectorado de la Unión Europea. Pero para comprender la ira de sus habitantes hay que tener en cuenta una factura pendiente que el gobierno alemán se niega a saldar.

Cuando en 1997 el tribunal de Livadia sentenció que los supervivientes de la masacre de Distomo, en junio de 1944, debían recibir indemnizaciones por valor de 37,5 millones de euros, el gobierno federal se mantuvo al margen e ignoró todo el proceso. Sin embargo, después cambió de opinión y presentó una apelación al Areópago ateniense. Era evidente que había subestimado la gravedad de la situación, pues entretanto ya se habían presentado varios miles de demandas en todo el país. Finalmente, el 4 de mayo de 2000, el Areópago, el más alto tribunal griego, hizo pública su sentencia favorable a los denunciantes de Distomo. La apelación del gobierno federal fue rechazada.

Distomo tras la masacre

Los acontecimientos de Distomo son crueles y repulsivos. El tribunal provincial de Bonn, en sentencia del 23 de junio de 1997, resumió la historia de la siguiente manera: “La mañana del 10 de junio de 1944, tropas procedentes de Levadia llegaron a Distomo, permanecieron allí por unas horas e interrogaron al alcalde y a los popes acerca de la presencia o el paso de partisanos por la zona. Un día antes, unos treinta partisanos habían llegado allí procedentes de Disfina y prosiguieron camino hacia Stiri. En vista de ello, una columna motorizada partió en dirección a Stiri. La columna fue atacada poco antes de llegar a la ciudad y se retiró después de sufrir algunas bajas. Tras su regreso a Distomo asesinaron primero a doce presos y, a continuación, sin hacer distinción de edad o sexo, a toda la población que aún permanecía en la localidad, registraron sistemáticamente todas las casas y después las incendiaron. En total fueron asesinadas unas 300 personas.”

 

"La masacre de Distomo", talla en madera de Alexandros Korogiannakis

 
Cierto es también lo que el Areópago confirmó acerca de la masacre: “Una vez que los oficiales, suboficiales y soldados se llevaron consigo a los doce rehenes y los mataron, se dividieron en grupos, irrumpieron en las casas y se abalanzaron como fieras salvajes sobre los infelices habitantes de Distomo masacrándolos. Los asesinaron, violando a mujeres y muchachas y abriendo el vientre a las embarazadas. Viejos y jóvenes, mujeres y menores de edad, e incluso niños pequeños, cayeron víctimas de su sed de sangre...”.
 



Maria Pantiska, una superviviente de la masacre de Distomo. Tenía entonces 19 años. Murió a la edad de 84 años.

 
Distomo no fue el único lugar que sufrió los crímenes de las SS y la Wehrmacht, pero su nombre simboliza las numerosas masacres cometidas sobre el pueblo griego. ¿Quién no conoce no sólo “Zorba, el griego”, de Nikos Kazantzakis, sino también sus informes de 1946 dirigidos al gobierno griego acerca de la resistencia de los cretenses frente al terror de la ocupación alemana? Durante la ocupación más de mil localidades griegas fueron saqueadas e incendiadas, un millón de personas perdieron sus casas y 300.000 murieron de hambre. Más de 20.000 civiles perdieron la vida a consecuencia de “acciones de represalia” y fusilamientos de rehenes, y más de 60.000 judíos fueron deportados a los campos de exterminio. Cuando, en su viaje a Grecia de marzo de 2000, el presidente de Alemania Rau visitó también Kalavrita, la mayoría de los alemanes se enteraron por primera vez que allí, en diciembre de 1943, cayeron asesinados más de 700 civiles. Era la primera vez que un representante del Estado alemán reconocía esta monstruosidad cometida por las tropas de ocupación. Y el público en general supo también entonces por primera vez que aún había una cuenta pendiente.

Pues los supervivientes nunca recibieron una indemnización. En la Conferencia de París celebrada por las potencias vencedoras en 1946, las reclamaciones griegas de reparación se cifraron en 7.500 millones de dólares estadounidenses. Esa cantidad corresponde hoy, calculada en función de los intereses de la época, a 30.000 millones de euros. Los 115 millones de marcos alemanes recibidos por el gobierno griego en 1960 se refieren explícitamente sólo a los perseguidos por el nacionalsocialismo por razón de su raza, religión o ideas políticas, mientras que el resto de reclamaciones quedaron intactas. Hasta hoy, todos los gobiernos federales se han negado a hablar con el gobierno griego de esas deudas pendientes.

El gobierno griego no es totalmente inocente de esta grosera actitud del gobierno alemán. Tras la guerra civil, en plena ola anticomunista, ocupado en otros asuntos no se atrevió entonces a plantear exigencias a un aliado económicamente fortalecido, pues dependían de su voto en la Unión Europea. Sólo fue condenado uno de los culpables, el general Andrae, uno de los comandantes en Creta durante la guerra, pero ya en 1951 fue puesto en libertad. En 1958, el gobierno de Atenas decidió mediante una ley perseguir penalmente a los criminales de guerra alemanes, algo que no se había hecho verdaderamente hasta entonces. Se dio traslado de las actas a las autoridades alemanas, pero tampoco supieron hacer nada con ellas. En 1965, el canciller Ludwig Erhard aseguró al primer ministro griego que tras la reunificación se devolvería el crédito forzoso de 500 millones de marcos que el Banco de Grecia tuvo que conceder en 1942 a la potencia ocupante. Una deuda que hoy asciende a varios miles de millones de euros.

Cuando en 1995 el gobierno griego, presionado por la avalancha de demandas presentadas por las víctimas griegas, solicitó al gobierno alemán el inicio de conversaciones en torno a la restitución y las indemnizaciones, éste lo rechazó categóricamente. El gobierno federal creía tener buenas razones jurídicas en las que apoyar sus malos argumentos.

La tenacidad dio sus frutos, pero no para las víctimas griegas. Todos los tribunales alemanes, hasta el Tribunal Constitucional, eximieron de responsabilidad a la República Federal. Pero no fueron sólo los tribunales nacionales los que se plantaron, también Tribunal Europeo de Derechos Humanos rechazó las reclamaciones de los demandantes. Todos los intentos de embargar bienes alemanes en Grecia y en Alemania, en virtud de la sentencia del Areópago, fracasaron igualmente. Finalmente, en enero de 2012, el Tribunal Internacional de La Haya cerró el camino a los tribunales italianos para que declararan aplicable la sentencia del Areópago a los bienes alemanes en Italia. Se adujo que con tal decisión los tribunales italianos vulnerarían la inmunidad de la República Federal. Que de ese modo las víctimas de los peores crímenes de guerra queden sin compensación es un cínico fardo que se añade a los dictados de ahorro y que los griegos no olvidarán.
 
 

Monumento conmemorativo en Distomo





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=8858
Publication date of original article: 23/12/2012
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=8885

 

Tags: AlemaniaGreciacrímenes de guerraindemnizacionesUnión Europeamasacre de Distomo
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.