TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 20/04/2014 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / La desaceleración de la economía europea se profundiza por la crisis bancaria y la deuda pública
Date of publication at Tlaxcala: 03/08/2010
Original: European economy slowed by sovereign debt, banking crises

La desaceleración de la economía europea se profundiza por la crisis bancaria y la deuda pública

Stefan Steinberg

Translated by  Atenea Acevedo

 

En conversaciones con periodistas a fines de la semana pasada, Jean-Claude Trichet, gobernador del Banco Central Europeo (BCE), pretendió restar importancia a la especulación ante la posibilidad de que la eurozona caiga en una nueva recesión.

Según dijo, “Estamos en una situación en la que ciertos hechos, cifras y datos no, digamos, confirman que habrá un estancamiento o recesión secundaria […] Veo, quizás, una tendencia [...] del exterior al pesimismo excesivo [...] y creo que las cifras que tenemos no confirmas dicho pesimismo”.
 
Las declaraciones de Trichet se dieron después de que el Consejo de Gobierno del BCE decidiera mantener su tasa de interés central a un mínimo sin precedentes de 1% por décimo quinto mes consecutivo. Su intento por tranquilizar a los mercados fue precedido por una serie de informes internacionales que contienen justamente tales predicciones pesimistas para las economías de la Unión Europea y la eurozona.
 
En un informe publicado el pasado jueves, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que el crecimiento en la eurozona será el más bajo del mundo en 2010 y 2011. Según los nuevos cálculos del FMI, la economía mundial crecerá 4,6% en 2010 y 4,3% en 2001. Sin embargo, el crecimiento de la eurozona será de apenas 1% en 2010 y 1,3% en el año siguiente.
 
El pronóstico de estancamiento de la economía europea por parte del FMI contó con el respaldo de las cifras publicadas el pasado miércoles por Eurostat, la oficina de estadística de la UE. Los datos indican que el crecimiento económico de la región en el primer trimestre de 2010 es de tan solo 0,2%.
 
Este porcentaje, publicado por Eurostat, se aplica al producto interno bruto de los 27 miembros de la UE y los 16 miembros de la eurozona. Si el cálculo de 0,2% de crecimiento que estima Eurostat se repitiera en los otros trimestres del año, el índice anual sería de 0,8%, cifra incluso inferior a la proyección de 1% del FMI.
 
Las cifras de Eurostat revelan variaciones sustanciales de un país a otro. La economía irlandesa, tras aplicar uno de los programas de austeridad más estrictos de toda Europa, registra el mayor crecimiento en la zona (2,7%); le siguen Suecia (1,4%) y Portugal (1,1%).
 
La posición menos optimista corresponde a la economía de Lituania con una contracción de 3,9% en comparación con el último trimestre de 2009. Austria, Finlandia, Estonia, Rumania, Eslovenia y Grecia también evidencian contracción económica.
 
El más reciente informe de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) de Gran Bretaña incrementa el cálculo del daño económico sufrido en el país desde el estallido de la crisis financiera hacia fines de 2008. La ONS afirma que la economía británica revela una contracción de 6,4%, no de 6,2% como originalmente se había calculado, entre su punto máximo alcanzado en los tres primeros meses de 2008 y los últimos tres meses de 2009.
 
Larry Elliott, editor de economía de The Guardian, concluye así su propio resumen del informe: “Las exportaciones atraviesan dificultades, el sector del consumo está deprimido y el impulso del sector público está por desaparecer. Lo que marcará la segunda mitad de 2010 serán las declaraciones sobre una recesión secundaria”.
 
Con las economías a lo largo y ancho del continente en pleno bache o contraídas, el FMI destacó la existencia de importantes riesgos para la economía mundial debido a la persistencia de altos niveles de activos tóxicos en los balances de los bancos europeos. El informe del FMI señala que el sistema bancario europeo está plagado de “iniciativas de limpieza que nunca se concretaron”, lo que ha dejado “resabios de vulnerabilidad, exceso de capacidad instalada y una pésima rentabilidad”.
 
Pese al hecho de que el BCE ha mantenido sus tasas de interés en mínimos nunca antes vistos para alentar a los bancos a prestar dinero, el informe del FMI destaca que los bancos han dejado de prestarse entre sí, realidad que deja a muchos bancos europeos a merced de los préstamos a corto plazo del BCE si desean mantenerse a flote.
 
Las economías más frágiles de Europa (Grecia, España, Portugal y otras) acusan un estable aumento en los intereses que deben pagar a quienes invierten en los bonos emitidos por sus gobiernos.
 
Según un artículo publicado por el Wall Street Journal, entre 2010 y 2011 tendrá que canjearse un total de $1,7 billones en bonos gubernamentales de la eurozona. Esta cifra supera, por mucho, los niveles de refinanciamiento en Estados Unidos, el Reino Unido y cualquier otro país.
 
En respuesta a la implacable presión de los mercados financieros, prácticamente todos los países europeos han anunciado medidas de austeridad que amenazan con deprimir aún más las economías que ya padecen el creciente desempleo y la caída de la demanda de los consumidores.
 
Jose Vinals, director del departamento de mercados de capital y monetario del FMI, declare la semana pasada que los problemas de deuda y de la banca en Europa “podrían contagiar a otras regiones y frenar la recuperación internacional”.
 
El FMI hizo un llamado a los gobiernos de la eurozona para que el fondo europeo de €500.000 millones para el rescate de las economías europeas en caso de emergencia sea “totalmente operativo” y pidió al BCE que se preparara a fin de adquirir nuevos bonos gubernamentales. Además, solicitó a la UE explicar cómo planea apoyar a los bancos que fracasen en las pruebas de tensión.
 
Las pruebas de tensión a las que se someterá a los bancos europeos y cuyos resultados se darán a conocer el 23 de julio, están inspiradas en las pruebas aplicadas a los bancos de Estados Unidos el año pasado… y son igual de inútiles. A pesar de que Trichet las presentara la semana pasada como un mecanismo para obligar a los bancos a “ser transparentes con sus cuentas”, las pruebas europeas son totalmente anodinas.
 
Con el encabezado “Resultados banales”, el Financial Times Deutschland sintetizó la opinión del mundo financiero y añadió el siguiente comentario mordaz: “La cuestión es cuánto tiempo más permitirán los inversionistas que se les trate como si fueran tontos… la investigación difícilmente revelará algo nuevo […] La razón de esta farsa es obvia: los gobiernos europeos tuvieron que decidir publicar los resultados a fin de tranquilizar a los mercados [...], pero no tienen un plan en caso de que algo realmente perturbador sobre la situación de los bancos vea la luz. De cualquier manera, las pruebas fueron diseñadas para que, al final, todos los bancos las aprobaran”.

Anton Hemerijck, profesor de análisis de políticas institucionales en la Universidad VU en Ámsterdam, advirtió hace poco: “Motivada por el pánico, la Europa del norte podría adoptar rigurosas políticas de austeridad capaces de cancelar toda perspectiva de crecimiento. Los países del sur de Europa dependen de sus vecinos del norte en lo que respecta al ímpetu de la recuperación económica. Si ese ímpetu no se consolida bien podríamos estar inmersos en la consabida tranquilidad que precede a la tormenta”.





Courtesy of World Socialist Web Site
Source: http://www.wsws.org/articles/2010/jul2010/euro-j13.shtml
Publication date of original article: 13/07/2010
URL of this page: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=817

 

Tags: crisis económicaeurozonaBCEeconomíaUnión Europea
 

 
Print this page
Print this page
  Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.