viagra online

http://www.newmoney.gov/newmoney/image.aspx?id=136


TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 17/09/2014 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 USA & CANADA 
USA & CANADA / La trama terrorista iraní: falsa, falsa, falsa
Date of publication at Tlaxcala: 14/10/2011
Original: Iranian Terror Plot: Fake, Fake, Fake

Ni siquiera es una buena propaganda
La trama terrorista iraní: falsa, falsa, falsa

Justin Raimondo

Translated by  Ana Atienza

 

 

Falsa, falsa, falsa. Hablo de la última propaganda antiiraní procedente de Washington, según la cual miembros de los Guardianes de la Revolución Iraní están involucrados en una "trama" para acabar con el embajador saudí en EE.UU. y volar las embajadas de Arabia Saudí e Israel.

 
El relato parece un melodrama al uso: dos iraníes, uno de ellos nacionalizado estadounidense, supuestamente se dirigieron a alguien que pensaban que era miembro de un cártel mexicano de la droga –según el documento inculpatorio [.pdf], se trataba de un cártel "complejo", no de poca monta–, y le propusieron pagarle 1,5 millones de dólares para asesinar a Adel al Jubeir, embajador del reino saudí en Washington. Ah, y por cierto, se supone que los iraníes dijeron "¿Se os dan bien los explosivos?".
 
La clave para entender hasta qué punto es falso este relato la encontramos en la crónica del New York Times, que nos informa de lo siguiente:
 
"Las fuentes confidenciales del gobierno han estado bajo la supervisión y dirección de agentes de la ley a lo largo de toda la operación, según afirmó en rueda de prensa Preet Bharara, fiscal estadounidense del distrito sur. También declaró: ‘Así que en realidad no se han colocado explosivos en ningún sitio’ y ‘nadie ha corrido realmente ningún peligro’”.
 
Traducción: toda esta historia es falsa de principio a fin.
 
Éste es otro de los triunfos "antiterroristas" fabricados por las autoridades estadounidenses en el que los federales preparan un montaje en torno a alguien y fabrican un “delito” a partir de la nada, para después proceder a “resolver” un caso que, para empezar, nunca llegó a existir realmente. Ésta viene siendo desde el principio la pauta habitual de nuestras operaciones “antiterroristas” en EE.UU., porque buscar y atrapar a verdaderos terroristas es mucho más difícil, al menos para unos agentes que parecen salidos de Loca academia de policía. En lugar de irse a la calle y ponerse de verdad a buscar a los malos y atraparlos, preparan una trampa a algún inmigrante musulmán desprevenido y la activan en el momento oportuno.
 
El largo texto del documento inculpatorio lo dice todo menos lo que realmente queremos saber, es decir, ¿cómo es que estos dos "terroristas" iraníes tuvieron que reunirse precisamente con un sicario de un cártel mexicano de la droga que da la casualidad de que era confidente de la DEA (agencia antidroga estadounidense) desde hacía tiempo? Supongo que eso sería mucho pedir: sin duda es preferible condimentar el relato con detalles que den miedo, como la conversación entre uno de los supuestos miembros de la trama y el informador, durante la cual el primero dijo: "Si tenéis que volar el restaurante y cargaros a cien estadounidenses, pues que les den".
 
El grado de credibilidad de esta historia tal como nos la han presentado es casi nulo. Supongamos que los iraníes estaban de verdad conspirando para asesinar al embajador saudí en suelo estadounidense: ¿encargarían el trabajo a la mafia mexicana, harían toda clase de envíos de dinero detectables desde Irán hacia EE.UU. y no les importaría matar a un centenar de estadounidenses para lograr sus objetivos? ¿O bien enviarían a un fanático, que no sólo lo haría gratis, sino que además se autoeliminaría? Esta endeble y disparatada historia es tan claramente falsa que representa una vergüenza para Estados Unidos. ¿Es que nuestros secretas no lo saben hacer mejor?
 
Esta invención marca una nueva tendencia en el campo de la propaganda de guerra antiiraní. Hasta ahora, el Partido de la Guerra seguía empleando la misma técnica que utilizó durante los preparativos de la invasión de Irak: la vieja estratagema de las “armas de destrucción masiva”. Pero tiene el gran inconveniente de que se ha convertido en un argumento gastado y caduco: ya no se lo cree nadie [.pdf]. Una y no más, reza el dicho. Esta última mentira aporta una nueva perspectiva al tema de siempre, sólo que sustituyendo al ogro tradicional llamado Al-Qaeda por Irán.
 
Lo de que en esta historia estén involucrados cárteles mexicanos de la droga y que el fiscal general Eric Holder proclame que vamos a “responsabilizar de esto al gobierno iraní” tiene que ser una especie de broma de mal gusto: después de todo, estamos ante un hombre que se quedó mirando mientras agentes de la ley estadounidenses dejaban pasar armas por la frontera de EE.UU. para abastecer a esos mismos cárteles. ¿Es este “golpe” del Departamento de Justicia fruto de un plan así de insensato? ¿Y cuándo se hará responsable a Holder?
 
Que nuestro gobierno lance una historia como ésta sin tener aparentemente en cuenta las reglas básicas de la literatura de ficción –la creación de personajes creíbles que hacen cosas creíbles– es la manera que tiene Washington de mostrar su desprecio hacia los iraníes, hacia el pueblo estadounidense y hacia cualquiera que se cruce en el camino de su programa bélico. Les trae sin cuidado que no sea creíble. Piensan que los estadounidenses se tragarán cualquier cosa, que están demasiado ocupados tratando de sobrevivir día a día en los tiempos que corren como para profundizar mucho más allá del relato “oficial”. Y, por supuesto, nuestros medios de comunicación descerebrados, cuyo papel se limita al de meros estenotipistas, no van a hacer preguntas incómodas.
 
Toda esta historia da mucho miedo, y no porque sea fidedigna o creíble (puesto que no es ni lo uno ni lo otro), sino porque se trata del relato más aterrador que he oído en bastante tiempo, ya que demuestra que el gobierno estadounidense está empeñado y dispuesto a entrar en guerra con Irán sin importarle las consecuencias. Nuestros gobernantes han decidido por las buenas lanzarse de cabeza contra Teherán, y con mayor motivo si eso les permite enmascarar nuestro actual malestar económico bajo el perjuicio que ha causado la triplicación y cuadruplicación de los precios del petróleo. De esta manera, Obama podrá echar la culpa de nuestra desastrosa economía a Teherán en lugar de a su propia política desacreditada y de paso quitarse de encima a los republicanos, que le han estado criticando por ser “blando” con Irán.
 
La clave de la política exterior estadounidense está en el interior. Al preparar al país para una guerra contra Irán, Obama no sólo le quitará los colmillos al partido republicano, sino que al mismo tiempo apaciguará al trascendental grupo de presión israelí, que lleva años tocando tambores de guerra.
 
Lo que Obama y su banda esperan es que el pueblo estadounidense esté demasiado cansado, machacado y arruinado para ocuparse de este último caso de propaganda de guerra y ponerlo en duda. Y resulta evidente que los medios de comunicación “principales”, el sector más entusiasta con Obama, no está por la labor de cuestionárselo[1].
 
Aquí es donde reside probablemente el error de cálculo de la administración: ahora la gente está lo bastante enfadada como para preguntarse "¿por qué ahora?". Están lo suficientemente arruinados para indignarse si se les dice de pagar otra santa cruzada en ultramar. Y encima están lo bastante cansados de la basura que reciben como "noticias" cada día como para empezar a formular toda clase de preguntas incómodas acerca de esta última entrega de la fábrica de cuentos de Washington.
 
Los estadounidenses ya están abandonando la idea de que el gobierno iraní sea el responsable directo de las acciones de estos dos individuos, afirmando que las máximas autoridades iraníes no tenían por qué saber “necesariamente” lo que estaba sucediendo. A medida que se vayan conociendo los detalles del caso, el relato de Holder empezará a deshacerse como un jersey comprado en las rebajas, y ustedes encontrarán información sobre todo el proceso aquí, en Antiwar.com…


[1] N. de la t.: El miércoles 13-10-11, día siguiente a la publicación del original de este artículo, apareció la noticia siguiente en la CNN, según la cual diversos analistas se muestran escépticos acerca de esta supuesta trama: http://edition.cnn.com/2011/10/12/us/analysis-iran-saudi-plot

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://original.antiwar.com/justin/2011/10/11/iranian-terror-plot-fake-fake-fake/
Publication date of original article: 12/10/2011
URL of this page: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=5985

 

Tags: EE.UU.Arabia SaudíIsraelTramaTerroristasIránInvenciónCártel de narcotráfico
 

 
Print this page
Print this page
  Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.