TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 18/01/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EDITORIALS & OP-EDS 
EDITORIALS & OP-EDS / Segunda bofetada a Berlusconi
Date of publication at Tlaxcala: 14/06/2011
Translations available: Français 

Italia rechazó el retorno a la energía nuclear, la privatización del agua y el impedimento de juzgar a Berlusconi y sus ministros
Segunda bofetada a Berlusconi

Gorka Larrabeiti

 

Gran alegría ayer en Italia cuando se supo que se había alcanzado el quórum (50% más uno de los ciudadanos con derecho a voto) en el cuádruple referéndum abrogativo sobre gestión de servicios públicos (agua, transporte, residuos), tarifas del servicio hídrico, energía nuclear y legítimo impedimento para el Presidente del Consejo de Ministros y para sus ministros, que habría permitido a Berlusconi eludir las salas judiciales en los procesos penales en los que está imputado con el pretexto de sus deberes institucionales. Votaron alrededor de 27 millones y medio de italianos, es decir, alrededor del 55% de los ciudadanos con derecho a voto. Y de estos, el 95% más o menos votaron cuatro veces Sí (1). Un resultado aplastante.

Es muy difícil alcanzar el quórum en un referéndum abrogativo. Hacía 15 años que no sucedía en Italia. Dicen que Fukushima ha sido la clave que explica este exitazo de participación. Dicen también que se ha tratado de un voto político contra Berlusconi. En quince días, Il Cavaliere ha encajado dos derrotas estrepitosas en las urnas. Primero, en las elecciones administrativas cuando perdió ciudades simbólicas como Milán o Nápoles. Ahora, los italianos lo desobedecen en masa acudiendo a las urnas cuando él había invitado a “ir a la playa” el domingo pasado. De poco le han servido a Berlusconi los ardides para que este referéndum no alcanzara el quórum. “Estamos hartos de recibir bofetadas. Ahora dictaremos la agenda”, avisó Roberto Calderoli, ministro de la Liga Norte, partido sin el cual Berlusconi no podría seguir gobernando. Se tambalea el gobierno Berlusconi, y , como es lógico, los partidos de la oposición piden en bloque la dimisión del actual Presidente del Consejo de Ministros y la convocatoria inmediata de elecciones políticas.

Rainer Hachfeld, Neues Deutschland, Alemania

Pero el significado de esta victoria va más allá de la inmediatez y la actualidad política de la bofetada a Berlusconi o del ocaso del berlusconismo por dos motivos. En primer lugar, porque es un triunfo de un referéndum promovido desde abajo sin más medios que la movilización popular en la red y en las plazas. Es verdad que el partido Italia de los Valores se hizo promotor de la recogida de firmas necesaria para pedir el referéndum, pero fueron los movimientos por el agua pública y contra la energía nuclear los que se movilizaron primero. En segundo lugar, porque lo que estaba en juego, es decir, el agua, la energía, el ambiente y la justicia son bienes públicos que son de todos porque no son de nadie, y una mayoría transversal ha decidido que deben seguir siéndolo. Este referéndum revela deseo de participación, huida del egoísmo, y vuelta a lo común. Nichi Vendola, líder del partido Izquierda, Ecología y Libertad, (SEL) sintetiza así la situación actual: “Hoy gana la Italia de los bienes comunes y pierde la Italia de los lobbies”.

Según Giuseppe di Rita (2), presidente del CENSIS (Centro de Estudios de Inversiones Sociales), una fundación que publica todos los años un informe socioeconómico sobre el Estado italiano, se está cerrando un ciclo político basado en la subjetividad que comenzó en los años 60 y alcanzó su cénit con el berlusconismo. Un ciclo que ha producido gran “malestar social” en esta última fase porque la sociedad huye ya del modelo “todo es mío” y vuelve a unirse, a agregarse. El yo, eje del liberismo que pretende dominar aún el mundo, está dejando de ser el centro del mundo porque sólo conduce a "formas de agresividad difusa o de dependencia autolesionística (anorexia, bulimia, uso de drogas). Y en situaciones familiares exasperantes, en delitos violentos".

Dice di Rita: “Hoy se empieza a percibir que la soledad y el individualismo no son una aventura de potencia sino de depresión. La desregulación de las pulsiones es un producto del egocentrismo, de una cultura que hace del yo el principio del mundo, por añadidura en una fase en la que escasean reconocimientos sociales”.

Y mientras Berlusconi, que recibió ayer a Netanyahu, seguía haciendo chistes sobre el bunga bunga, intentando desviar la atención de la derrota y centrándola otra vez en su persona, Italia nos dio un alegrón. Se va acabando el yo. Vuelve el otro, vuelve lo común.

Notas

1. Ver datos exactos: http://referendum.interno.it/referendum/RF000.htm
2. Entrevista de Ida Dominijanni a Giuseppe di Rita. "Il lento sipario sulla Seconda Repubblica", Il Manifesto, 8-6-2011, p.7





Courtesy of Tlaxcala
Publication date of original article: 14/06/2011
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=5048

 

Tags: ItaliaEuropaUnión EuropeaSilvio Berlusconiberlusconismocorrupción
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.