TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 20/04/2021 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / ¿Se usa la “variante” más agresiva del virus para atemorizar a la gente e inducirla a la vacunación?
Date of publication at Tlaxcala: 04/03/2021
Original: Is the “variant” of the virus being used to scare people into getting vaccinated?

¿Se usa la “variante” más agresiva del virus para atemorizar a la gente e inducirla a la vacunación?

Mike Whitney مایک ویتنی

Translated by  Luis Ernesto Sabini Fernández

 

El New York Times acaba de publicar en su primera página, un informe acerca de que la nueva mutación del Coronavirus es probablemente más contagiosa o letal que la infección original. De acuerdo con el rotativo, esta nueva configuración de la infección podría ser resistente a los tratamientos convencionales y forzar un nuevo cierre generalizado de los estados y prorrogar el tiempo de cuarentena. Sin embargo, dado que “las infecciones de Covid 19 han disminuido un 77% desde enero”, y que el virus parece estar ‘en vías de su desaparición’ cabe hacernos la pregunta de los motivos para semejante informe. ¿Esta mutación, llamada “variante” es realmente tan mortal como nos la presentan, o los medios de incomunicación de masas* conjuran un cuco Covid para atemorizar al público y lograr que se vacunen? Controle este párrafo de dicho artículo:

Los científicos del gobierno británico están encontrando cada vez más que las variantes del Coronavirus inicialmente detectado en Gran Bretaña, están asociadas con un riesgo mayor de muerte que con otras versiones del virus, una tendencia devastadora que pone a la luz los graves riesgos y las incertezas considerables de esta nueva fase de la pandemia.

Los científicos declararon el mes pasado que había una posibilidad considerable que la variante no sólo sea más contagiosa que otras, sino que también más letal. Ahora, en un nuevo documento, dicen que es “probable” que la variante esté ligada a un riesgo mayor de hospitalización y muerte…

Las razones para un aumento de la mortalidad no quedan del todo claras. Algunos indicios sugieren que la gente infectada con la variante podría tener mayores cargas virósicas, un hecho que no sólo podría hacer al virus más contagioso sino además más refractario ante ciertos tratamientos.

Pero los científicos también están tratando de entender cuanto puede derivar un incremento de la mortalidad de la propensión de la variante a propagarse muy fácilmente a través de instancias como hogares de ancianidad o de enfermos, donde la gente ya está vulnerable.

Sea cual fuere la explicación, los consejeros científicos del gobierno británico dijeron el sábado [21 feb.], que los nuevos hallazgos desnudan los riesgos de aquellos países que aflojan las restricciones cuando la variante se expande. (“Covid-19: la variante británica es probablemente más letal, dicen los científicos”, NYT).

No vamos a gastar tanto tiempo en este palabrerío, pero vamos a pedirle a la gente que reflexione acerca de la hiperbólica fraseología usada, con la clara intención de aterrorizar lectores. El autor de ese texto no hace el menor esfuerzo  para puntualizar que hay muy pocas pruebas o ninguna de que la llamada “variante” haya desencadenado un pico de casos o que haya causado más muertes. En lugar de presentar hechos, dedica todos esos cinco párrafos a derramar terror acerca de una situación de la cual el público no sabe prácticamente nada. ¿Por qué el autor hace eso?

Vemos tres posibles razones:

  1. -      el autor cree que está haciendo un servicio público informando al público estadounidense de un asunto grave,
  2. -      el autor está fijando condiciones para extender el costoso aislamiento,
  3. -      el autor quiere asustar a más gente para que se vacune.

Pensamos que la más probable es la tercera opción, que el artículo señalado y miles más son parte de una campaña de miedo bien orquestada dirigida a los escépticos ante la vacuna que no piensan ser inoculados para atender una infección que afecta un porcentaje tan ínfimo de población y que parece estar difuminándose a cada día que pasa. ¿Por qué cualquier persona razonable habría de vacunarse?

Porque algo es indudable: la variante está siendo usada para fomentar la histeria Covid, perpetuando condiciones represivas que fueran arbitrariamente impuestas por gobiernos demócratas actuando al servicio de oligarcas poderosos y fabuladores climáticos. Así que, el mejor camino para encarar la situación es arrojar un poco de luz en el asunto mismo. Queremos presentar los puntos de vista de unos pocos profesionales científicos muy respetados que no tienen pelos en la lengua y saben de ciencia. Así, los lectores podrán decidir por sí mismos si el artículo del Times tiene algún fundamento o es apenas uno más del –bombardeo cotidiano con que nos machacan día tras día. Primero, veamos una entrevista en video hecha a Sunetra Gupta, que es docente de Epidemiología Teórica en el Dpto. de Zoología de la Universidad de Oxford y becaria investigadora de la Sociedad Real Wolfson. Dijo:

Bien puede pasar que algunas de esas variantes sean más transmisibles, pero la verdad es que, dentro de un sistema donde usted tiene una enorme cantidad de inmunidad compartida, lo que se tiende a conseguir es una exclusión competitiva de modo que la infección con la tasa más alta de contagiosidad es la que se impone. Lo que eso significa es que incluso con un incremento marginal de transmisibilidad se podría ver una nueva variante abriéndose paso. Pero eso no tiene un efecto material o da para establecer una diferencia en cómo tenemos que vérnosla con el virus. En otras palabras, el incremento del virus no puede ser tipificado como una nueva variante…

La otra cuestión es si tales variantes son más virulentas, y la verdad es que no conocemos; es más improbable puesto que los datos con que se cuentan no parecen decírnoslo, pese a los titulares atemorizantes, los patógenos suelen evolucionar hacia formas de virulencia cada vez más bajas… porque con ello maximizan su transmisibilidad… Es mucho más que esas cepas no resulten materialmente tan diferentes como para que nosotros tengamos que alterar nuestras políticas.” (Sunetra Gupt, “Are These New Variants more Transmissible”. You tube)

Repito: ‘Los patógenos tienden a evolucionar hacia formas menos virulentas’.

Lo que Gupta quiere decir es que –a medida que el número de anfitriones susceptibles disminuye– la cepa que mejor se adapta a la nueva situación es la que va a ser dominante. Esto no significa que habrá de ser más contagiosa o letal; más bien al contrario, como Gupta puntualiza, estas infecciones tienden a debilitarse con el tiempo, no se hacen más mortíferas, pero ¿por qué?

Porque el número de humanos que son capaces de contraer Covid se va achicando todo el tiempo. Tengan en cuenta que el virus ha pasado por la población dos veces, lo cual significa que la batería de anfitriones potenciales se ha achicado considerablemente. Así, sean las nuevas variantes más semejantes a las anteriores o no, el número de casos, las hospitalizaciones y las muertes van a continuar decayendo. Las infecciones no tienen un ciclo vital infinito, ni una variante es un virus nuevo, desconocido. Es una ligera variación del patógeno original, lo cual significa  que el virus está en retirada.

Advierta el lector cómo este análisis conflictúa a los fabricantes de miedo del NYT.  Estamos tratando de explicar lo que es una variante, en tanto el NYT está tratando de usar el miedo hacia un patógeno siniestro e invisible que nos lleve a determinado comportamiento; para el caso, vacunarnos. Nuestra explicación es un llamado a un sentido de razón y juicio, mientras que eso otro es una manipulación de las más oscuras emociones de uno, miedo a la muerte… ¿qué prefiere usted?

Aquí presento  la explicación, un poco más teórica, de otra patóloga, Claire Craig, tenida como del mejor nivel:  

La secuencia genética del SARS-Cov-2 tiene ~30.000 ‘letras’. Alteraciones en un puñado de ‘letras’ no cambia mucho su forma; si lo hiciera no podría funcionar realmente. Los fabricantes de miedo acerca de fugas no son necesarios, y es irresponsable especialmente cuando no hay pruebas ni indicios que abonen esas presunciones.” (Claire Craig)

En resumen, lo que Craig dice es lo mismo que vimos anteriormente, que pequeñísima mutaciones en la infección no impactan en la reacción inmune que la gente ha adquirido contra el virus. Por lo cual, la cosecha de variantes no deberían ser causa de alarma. Si usted ya tuvo Covid o si usted ya tiene una inmunidad previa, debido a exposiciones anteriores a infecciones similares (SARS; por ejemplo), la nueva cepa no va a ser un problema.

Aquí sobreviene una explicación que algunos lectores podrán encontrar demasiado técnica  y probablemente tediosa, pero vale la pena vadearla para poder apreciar que los medios de incomunicación de masas con toda intención nebulizan la escena para aterrorizar al público.

Lo que transcribimos ahora es parte de un artículo de Michael Yeadon, exvicepresidente de Pfizer en investigación  de alergias y afecciones respiratorias. Dice:

“La idea implantada en las mentes de las personas es que el virus está mutando en el sentido de evadir la inmunidad hasta entonces conseguida no tiene fundamento alguno en lo que tiene que ver con la inmunidad conseguida naturalmente, luego de repeler al virus…

Importa tener en cuenta, con una infección dada, que el sistema inmunitario humano corta un agente infeccioso en pequeños trozos. Cada uno de esos pequeños trozos de proteína se presenta ante otras células del sistema inmunitario como forma de identificación.  Nuestras células poseen un asombroso abanico de recursos para reconocer las más diversas estructuras proteicas, con las cuales nuestro organismo va a reconocer cada uno de los trozos del invasor. Las células que reconocen un trozo son instruidas para multiplicarse selectivamente con lo cual en pocos días, un par de semanas, nuestros cuerpos contienen enormes cantidades de células con piezas virósicas. Que cumplen diversas funciones. Algunas se hacen anticuerpos y otras se programan para matar células infectadas por el virus, reconocidas por presentar en su superficie señales que le expresan al cuerpo que ha sido invadido.

En casi todos los casos, este sistema adaptativo supera la infección. Fundamentalmente, este tipo de eventos le deja al cuerpo muchas diversas clases de células memoriosas, longevas, que, si usted es infectado otra vez, rápidamente van a acabar con todo intento de reinfección. Con lo cual, usted no se va a enfermar otra vez con el mismo virus porque simplemente ese virus no podrá replicarse y usted tampoco resulta apto para participar de su transmisión.

Mutaciones y variantes

Muchos virus tienden a replicarse con error cuando lo hacen en tus células. Hacen “erratas de copiado” con lo cual el virus resultante es ligeramente diferente al de sus antecesores. A veces, estos pequeños cambios no generan diferencias en el comportamiento de los virus. Otras veces, la modificación habida incapacita al virus para sobrevivir. Es posible que un cambio lo haga ligeramente mejor para sobrevivir y, con el tiempo, sobreviene una proporción más alta de virus secuenciados de muestras clínicas. La dirección general de este proceso es que se vayan convirtiendo en menos agresivos pero más fácilmente transmisibles y a larga, pueden unirse con otros virus que causarán lo que nosotros llamamos el ‘resfrío común’.

Lo que generalmente no pasa con mutantes es que se conviertan cada vez en más mortales para sus anfitriones. El punto que aquí quiero remarcar es precisamente cómo de grande es el SARS-Cov-2. Recuerden que se trata de unas 30000 “letras” de código genético que, al transmitirlas construyen alrededor de unos 10 000 aminoácidos en varias proteínas virósicas. El número de cambios en las “letras” del código genético resulta probablemente insignificante en comparación con el total.

Unos 30 cambios de “letras” puede ser, grosso modo, el 0,1% del código del virus. En otras palabras, el 99,9% de ese código no difiere del que llamamos cepa de Wuhan. Análogamente, los cambios acaecidos en la proteína traducida a partir de esas alteraciones de las “letras” son totalmente superados por la enorme mayoría de secuencias proteicas que no se han alterado. Tu sistema inmunitario, reconociendo tal vez, como hace, algunas docenas de pequeños trozos, no va a ser tan estúpido guiándose por un par de modificaciones del total codificado. No. Tu sistema inmunitario reconoce de inmediato lo que es el invasor que ya ha visto antes y no le cuesta nada resolver el asunto rápidamente y sin síntomas. Así que, aun cuando las mutaciones cambien un par de piezas, la mayoría de los trozos genéticos del virus mutado seguirán siendo los mismos y reconocibles. La explicación de Yeadon es mucho más larga que la de Craig, pero sus puntos de vista se presentan como idénticos.

Incluso si las mutaciones modificaran entonces un par de rasgos, la mayoría de las piezas del virus permanecerán y serán reconocibles por el sistema inmunitario de la vacuna o el del anfitrión infectado por el virus, y una respuesta vigorosa lo seguirá defendiendo a usted…

Tengo que urgirlo a que haga una investigación usted mismo para comprobar si lo que proclama el gobierno coindice con la literatura científica y las guías oficiales anteriores a 2020 o no. Si usted llega a encontrar que lo que se le dice se contradice por completo con los criterios vigentes antes de 2020, lo felicito: ha descubierto que se le ha estado confundiendo y mintiendo (“Variantes, Covid”, Michael Yeadon, My Thread Reader).

Mientras que la explicación de Yeadon es mucho más larga que la de Craig, sus puntos de vista sobre las variantes de virus resultan idénticas. Finalmente, veamos el artículo de Rosemary Frei que apareció en Off Guardian:

El asunto de la contagiosidad y la peligrosidad de las variantes se ha centrado en los efectos teóricos de justo un cambio que provendría de una mutación de los genes del virus. Y, como demostraré en este artículo, el caso es muy inestable…

Los funcionarios de la salud pública, los políticos y los medios de incomunicación de masas de todo el mundo han focalizado sus reflectores sobre la variantes tras la publicación de tres estudios con modelos teóricos acerca  de B.1.1.7, una variante originada en el Reino Unido. El primero fue un informe técnico de la Salud Pública inglesa publicado el 21 de diciembre; el segundo, un estudio publicado el 23 de diciembre acerca de un modelo matemático grupal de la London School of Hygiene and Tropical Medicine, y el tercero un modelo teórico, manuscrito llegado por correo del 31 de diciembre a cargo de un numeroso grupo de investigadores británicos.

La prueba principal que los tres trabajos teóricos invocan como prueba de una fuerte identificación con [la variante] N501Y del nuevo  coronavirus y el RBD, proviene sólo de tres manuscritos científicos, que describen experimentaciones con el virus en ratones o placas de Petri, sin observar si las variantes son realmente  más contagiosas o más letales… Ninguno de los tres artículos fue verificado por observadores objetivos para poder corroborar su precisión; el proceso denominado “revisión por pares”. No obstante, los tres fueron descritos como ciencia sólida por muchos políticos, científicos, funcionarios y medios de incomunicación de masas.

Hasta los autores concluyen que este resultado debería interpretarse con cautela. Como se llegó a secuenciar un número limitado  de muestras con perfil S-negativo (es decir, que los tests eran positivos para dos tercios de las pruebas de PCR, no para todas, no se puede concluir la presencia de otras mutaciones-S, y además, no se pudo determinar qué afectó la destrucción).

Asì que toda la teoría de la variante se basa en 3 o 4 artículos que no han sido revisados por pares, carecen de pruebas sólidas. Sus autores podrían haber estado escribiendo ciencia ficción y, sin embargo, los medios masivos de incomunicación de masas y los expertos en salud pública insisten que se trata de un peligro real. Pero, ¿lo es?

No lo es. La meneada variante es apenas el último  de una lista larga de generadores de miedo, usados para perpetuar el estado de emergencia, el temor del público, para conseguir su sometimiento y que acepte inyectarse un cóctel tóxico que podría impactar dramáticamente en nuestra fertilidad, nuestra longevidad y hasta en nuestra misma sobrevivencia.

A no dejarse llevar por la histeria inducida. Aquellos que están orquestando este elaborado engaño no tienen en cuenta los mejores intereses suyos, lector. De hecho, bien podrían querer llevarle a una tumba prematura.

NdT

* Medios de incomunicación de masas es mi traducción del inglés “the media”





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://www.unz.com/mwhitney/is-the-variant-being-used-to-scare-people-into-getting-vaccinated/
Publication date of original article: 23/02/2021
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=30953

 

Tags: Crisis del coronavirusPan(ico)demíaHisteria vacunatoriaBig Pharma manda
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.