TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 30/11/2020 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / Las raíces más profundas de la demonización de China
Date of publication at Tlaxcala: 05/05/2020
Original: The deeper roots of Chinese demonization
Translations available: Português/Galego  Français 

Las raíces más profundas de la demonización de China

Pepe Escobar Пепе Эскобар پپه اِسکوبار

Translated by  Nos comunicamos

 

Abróchense los cinturones de seguridad: la guerra híbrida de EE. UU. contra China está destinada a una aceleración frenética y los informes económicos ya están identificando al Covid-19 como el punto de inflexión de comienzo del siglo asiático, en realidad euroasiático. 

La estrategia de Estados Unidos sigue siendo, esencialmente, el dominio del espectro completo, con la Estrategia de Seguridad Nacional obsesionada por las tres principales "amenazas" de China, Rusia e Irán. China, en cambio, propone una "comunidad de destino compartido" para la humanidad, principalmente dirigida al Sur Global. 

La narrativa predominante de los EE. UU. en la guerra de información en curso ahora está grabada: Covid-19 fue el resultado de una filtración de un laboratorio chino de guerra biológica. China es responsable. China mintió y China tiene que pagar.  

La nueva táctica normal de demonización sin parar para China es implementada no solo por burdos funcionarios del complejo industrial-militar-vigilancia-medios. Necesitamos profundizar mucho más para descubrir cómo estas actitudes están profundamente arraigadas en el pensamiento occidental, y luego migraron al "fin de la historia" de los Estados Unidos. (recomiendo  'Unfabling the East: The Enlightenment's Encounter with Asia', por Jurgen Osterhammel).   

Solo los blancos civilizados

Mucho más allá del Renacimiento, en los siglos 17º  y 18º, cada vez que Europa se refería a Asia era esencialmente sobre el comercio y la religión. El cristianismo reinaba supremo, por lo que era imposible pensar excluyendo a Dios. 

Al mismo tiempo, los doctores de la Iglesia estaban profundamente perturbados de que el mundo, en una sociedad muy bien organizada, pudiera funcionar en ausencia de una religión trascendente. Eso los molestó aún más que esos "salvajes" descubiertos en las Américas.  

Cuando comenzó a explorar lo que se consideraba el "Lejano Oriente", Europa se vio envuelta en guerras religiosas. Pero al mismo tiempo se vio obligada a confrontar otra explicación del mundo, y eso alimentó algunas tendencias antirreligiosas subversivas en toda la esfera de la Ilustración. 

Fue en esta etapa que los europeos comenzaron a cuestionar la filosofía china a la cual degradaron a una mera "sabiduría" mundana porque escapó de los cánones del pensamiento griego y agustiniano. Esta actitud, por cierto, todavía reina hoy. 

Así que teníamos lo que en Francia se describía como chinoiseries, una especie de admiración ambigua, en la que China era considerada como el ejemplo supremo de una sociedad pagana.

Pero entonces la Iglesia comenzó a perder la paciencia con la fascinación de los jesuitas con China. La Sorbona fue castigada. Una bula papal, en 1725, prohibió a los que practicaban ritos chinos. Es bastante interesante notar que los filósofos sinófilos y los jesuitas condenados por el Papa insistieron en que la "verdadera fe" (cristianismo) estaba "prefigurada" en textos antiguos chinos, específicamente confucianistas. 

La visión europea de Asia y el "Lejano Oriente" fue conceptualizada principalmente por una poderosa tríada alemana: Kant, Herder y Schlegel. Kant, por cierto, también fue geógrafo, y Herder un historiador y geógrafo. Podemos decir que la tríada fue la precursora del orientalismo occidental moderno. Es fácil imaginar un cuento de Borges con estos tres.   

Por mucho que hayan estado al tanto de China, India y Japón, para Kant y Herder Dios estaba por encima de todo. Había planeado el desarrollo del mundo en todos sus detalles. Y eso nos lleva a la difícil cuestión de la raza.  

Rompiendo con el monopolio de la religión, las referencias a la raza representaron un cambio epistemológico real en relación con los pensadores anteriores. Leibniz y Voltaire, por ejemplo, eran sinófilos. Montesquieu y Diderot eran sinófobos. Ninguno explicaba las diferencias culturales por raza. Montesquieu desarrolló una teoría basada en el clima. Pero eso no tenía una connotación racial: era más como un enfoque étnico. 

La gran oportunidad se produjo a través del filósofo y viajero francés Francois Bernier (1620-1688), que pasó 13 años viajando por Asia y en 1671 publicó un libro titulado  La Description des Etats du Grand Mogol, de l'Indoustan, du Royaume de Cachemire, etc. .  Voltaire, hilarante, lo llamó Bernier-Mogol - cuando se convirtió en una estrella contando sus cuentos a la corte real. En un libro posterior,  Nouvelle Division de la Terre par les Differentes Especes ou Races d'Homme qui l'Habitent, publicado en 1684, el "Mogol" distinguió hasta cinco razas humanas. 

Todo esto se basó en el color de la piel, no en las familias o el clima. Los europeos fueron colocados mecánicamente en la cima, mientras que otras razas fueron consideradas "feas". Posteriormente, David Hume retomó la división de la humanidad en hasta cinco razas, siempre basada en el color de la piel. Hume proclamó al mundo anglosajón que solo los blancos eran civilizados; otros eran inferiores. Esta actitud aún es generalizada. Ver, por ejemplo, esta patética diatriba publicada recientemente en Gran Bretaña (https://www.telegraph.co.uk/politics/2020/04/22/coronavirus-will-china-w... "Después del coronavirus, ¿será China bienvenida en las filas del mundo civilizado?").

Seguir leyendo

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_20765.jpg





Courtesy of Nos comunicamos
Source: https://asiatimes.com/2020/05/the-deeper-roots-of-chinese-demonization/
Publication date of original article: 02/05/2020
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=28873

 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.