TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 17/09/2019 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 AFRICA 
AFRICA / Un superviviente del naufragio en el Sáhara occidental ocupado: "La patera iba sobrecargada y el capitán nos abandonó, me salvé nadando"
Date of publication at Tlaxcala: 07/07/2019
Translations available: Français 

Un superviviente del naufragio en el Sáhara occidental ocupado: "La patera iba sobrecargada y el capitán nos abandonó, me salvé nadando"

Jairo Vargas

 

Hamadi Eddih, un saharaui de 33 años, es uno de los 16 supervivientes de la tragedia del pasado 20 de junio frente a las costas de Dajla. Gracias a la colaboración de 'Equipe Media', 'Público' ha recabado en exclusiva el testimonio de un suceso del que Marruecos no ha informado. "Estoy en shock, tengo un profundo trauma", asegura.

Hamadi Eddih, un saharaui de 33 años, es uno de los 16 supervivientes de la tragedia del pasado 20 de junio frente a las costas de Dajla, en el Sáhara ocupado.- EQUIPE MEDIA

Hamadi Eddih, un saharaui de 33 años, es uno de los 16 supervivientes de la tragedia del pasado 20 de junio frente a las costas de Dajla, en el Sáhara ocupado.- EQUIPE MEDIA

Hamadi Eddih afirma que sigue en shock, “con un profundo trauma”. Ahora que su vida no corre peligro, este saharaui de 33 años se siente “muy culpable”. No dejan de perseguirle el ruido del agitado chapoteo y los gritos desesperados de sus compañeros de viaje. Gritos que sólo acallaba el agua cuando les tapaba la boca. Cayeron al mar cuando volcó la patera en la que intentaron llegar a las Canarias desde una playa de Dajla, una ciudad península, rodeada por el Atlántico en el Sáhara Occidental ocupado por Marruecos, a más de 400 kilómetros de Gran Canaria, la isla española más cercana. “No puedo sacarme de la cabeza el sonido de la gente ahogándose y yo sin hacer nada, sin poder ayudar a nadie. Sólo quería salvarme, tenía mucho miedo y ahora tengo una rabia enorme. Me duele mucho haberlos visto morir”, explica Eddih a Público en varios audios de WhatsApp. El suyo es el único testimonio conocido de uno de los 16 supervivientes del naufragio de una patera en la que viajaban 38 personas la noche del pasado jueves 20 de junio.

La tragedia había pasado desapercibida. Las autoridades marroquíes no habían informado de nada y la noticia sólo trascendió después de que el mar arrojara algunos cadáveres a la playa desde la que zarparon. Entre ellos estaba el del famoso rapero y joven activista saharaui Said Lili, más conocido como Flitox. Cuando su familia reconoció el cadáver, los medios comenzaron a hacerse eco del naufragio, del que hay información a cuentagotas. Gracias a la colaboración del portal de noticias saharaui Equipe Media, que ha localizado a Eddih y a otros supervivientes, Público ha podido reconstruir la historia de este naufragio con más de 20 víctimas mortales en un territorio con gran presencia y vigilancia militar marroquí, lo que hace sospechar a los activistas saharauis de posibles vinculaciones entre los traficantes de personas marroquíes y las fuerzas de seguridad del país.

"Los saharauis estamos marginados, nos humillan y sufrimos represión, por eso decidí emigrar"

“Decidí emigrar para mejorar mi vida. Aquí, en el Sáhara ocupado, no tengo trabajo y tengo una familia mi cargo”, asegura el superviviente, que hace hincapié en que no sólo les empuja el hambre. “Los saharauis estamos marginados, nos humillan y sufrimos represión, por eso decidí abandonar este lugar. En nuestra tierra nos ponen muchas dificultades para trabajar, para vivir. Es todo muy difícil y no tenemos dinero para hacer nada”, argumenta. Por eso, Eddih llevaba tiempo pensado en emigrar, hasta que dio con las personas adecuadas en su ciudad, El Aiún, capital de los territorios ocupados por Marruecos tras la fallida descolonización española. “Les pregunté si me podían ayudar a salir. Dijeron que sí y fue entonces cuando viajé a Dajla”, explica sin revelar la identidad de los traficantes.

Junto a otros nueve vecinos de la ciudad, el superviviente viajó más de 500 kilómetros al sur. “Llevaba el dinero que me habían pedido [no especifica cuánto] y, cuando llegamos a Dajla, nos llevaron a la playa”, recuerda. Era noche cerrada. Cerca del agua se veían destellos de linterna que les indicaban que estaban en el sitio correcto. “Esperamos allí un tiempo, en silencio, hasta que llamaron al patrón de la patera. Poco después vimos aparecer la embarcación y al capitán, que era marroquí. Nos dijeron que no levantáramos la cabeza y esperáramos un poco más”, asegura el superviviente. “Cuando todo estaba tranquilo, nos ordenaron a algunos que subiéramos a la barca varios bidones de 60 litros de gasolina”, explica. Cuando los cargaron, empezaron a subir a una embarcación que haría aguas poco después.

“Subimos de uno en uno. Teníamos que sentarnos de dos en dos, uno a cada lado. Éramos 38 personas de diferentes nacionalidades”, afirma. Había subsaharianos, marroquíes e “hijos del Sáhara”, comenta, aunque no recuerda con exactitud cuántos. “Una hora después de zarpar, el motor empezó a hacer ruidos raros, empezamos a desconfiar y le preguntamos al patrón qué estaba pasando”, rememora. Fue entonces cuando comenzó la tensión a bordo, el miedo en la oscuridad del océano, las dudas sobre la suerte que correría la expedición.

Problemas con diez días de viaje por delante

Las palabras del patrón no les tranquilizaron. “Nos dijo que la patera no estaba bien, que iba sobrecargada y que teníamos por delante diez días de travesía. Unos querían dar la vuelta y otros, que siguiera la ruta. Al final, el capitán dijo que, si seguíamos, íbamos a morir todos, así que dimos la vuelta”, explica. La embarcación nunca volvería a tocar tierra. El primero en advertirlo fue el patrón, que se enfundó un chaleco salvavidas y saltó por la borda a mitad de camino, cuando la barca empezó a perder estabilidad, precisa Eddih. “Nos dejó ahí, abandonados”, lamenta. Cundió el pánico a bordo. Los ocupantes se levantaban, se movían, algunos también saltaron al agua. “Teníamos mucho miedo y, entonces, la patera volcó”, detalla.

No podían estar muy lejos de la costa, pensó Eddih, de quien se apoderó el instinto más básico: la supervivencia. “Sólo escuchaba gritos. Había gente que no sabía nadar, gente muerta de miedo en el agua. Lo primero que hice fue alejarme de los gritos. Sabía que si me agarraba alguien que no sabía nadar me hundiría con él, sabía que no me salvaría. Me salvé escapando de los otros, no quería que me agarrase nadie”, insiste, tratando de justificarse, de ahogar su culpa.

 

Imágenes de varios de los jóvenes saharauis fallecidos en el naufragio de la patera cerca de la playa de Dajla. -EQUIPE MEDIA

Luego empezó a nadar. No sabe cuánto tiempo, “mucho”, dice. Hasta que llegó a la costa, exhausto. No fue el primero en ponerse a salvo. Otros dos compañeros ya habían llegado. Juntos, esperaron un largo rato en la playa, aguardando la llegada de más supervivientes, pero sólo apareció el cuerpo sin vida de una mujer senegalesa, recuerda. “Cuando vimos el cadáver decidimos irnos. Subimos una duna, caminamos hasta que encontramos una zona de cultivo donde había casitas, habitaciones de los trabajadores del huerto. Les pedimos ayuda y vinieron con nosotros hasta la playa”, sostiene.

Cuando llegaron, el Atlántico ya había escupido otro cadáver. Era el de un joven saharaui, precisa. “Poco después llegaron los gendarmes y nos detuvieron. Nos han maltratado e insultado”, denuncia, pero ya está libre, aunque no ha precisado si hay cargos contra él. Eddih solo sabe que han sobrevivido 16, pero no sabe el número exacto de muertos y desaparecidos. Asegura que algunos siguen escondidos por miedo a ser detenidos. Tan solo recuerda los dos cadáveres que vio en esa fatídica playa saharaui cerca de Dajla, una ciudad que, no hace tanto, tenía nombre español.

Dajla, la ex Villa Cisneros, capital de la otrora provincia Río de Oro, en el colonial Sáhara español, es ahora una ciudad donde el régimen alauí ha impuesto mediante la represión contra el Frente Polisario cierta tranquilidad. Ahora, Marruecos trata de impulsar la actividad pesquera en los ricos caladeros saharauis y un incipiente turismo gracias a unas playas vírgenes que hacen las delicias de franceses y españoles aficionados al kitesuf. Hasta allí llegan en avión al aeropuerto heredado de la época colonial. Eddih y sus compañeros de tragedia no tenían esa opción, quería llegar a España desde una tierra donde muchos aún conservan su DNI español.





Courtesy of Público
Source: https://www.publico.es/sociedad/naufragio-sahara-eddih-superviviente-naufragio-sahara-ocupado-patera-iba-sobrecargada-volco-me-salve-escapando-otros.html
Publication date of original article: 30/06/2019
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=26454

 

Tags: Naufragios de paterasFlitoox CraizyDajlaSahara occidental ocupadoRepresión marroquí
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.