TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 20/07/2019 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 IMAGE AND SOUND 
IMAGE AND SOUND / Sai Englert: El antisemitismo es un delito, el antisionismo un deber
Date of publication at Tlaxcala: 04/04/2019
Original: "Anti-Zionism is not the same as Anti-Semitism": Sai Englert
Translations available: Français 

Sai Englert: El antisemitismo es un delito, el antisionismo un deber

Middle East Eye

Translated by  Loles Oliván Hijós

 

Sai Englert es docente titular en los Departamentos de Desarrollo, Política y Estudios Internacionales de la escuela SOAS en Londres. Su investigación doctoral se centró en el neoliberalismo y la derrota del movimiento obrero en Israel. Es miembro de la Unión de Universidades y Colegios Británicos UCU y militante socialista. En este vídeo, explica por qué es "problemático" confundir antisionismo y antisemitismo.

El antisemitismo no es lo mismo que el antisionismo. Se trata de dos términos diferentes que actualmente se están utilizando en muchos debates indistintamente, y por tanto, quizá haya aún quien le sorprenda saber que significan cosas completamente diferentes.

Hace poco a Marc Lamont Hill, activista, académico y periodista estadounidense, le despidieron de la CNN por lanzar una petición a la ONU a favor de una Palestina libre dede el río [Jodán] hasta el mar. Posteriormente hubo también quien le exigió que se le retirara su puesto de profesor. La razón argüida fue que la petición de Lamont Hill era antisemita.
 
Sin embargo, su discurso y los trabajos que viene desarrollando desde hace tiempo no pueden ser más claros en el sentido de que se refiere a la creación de un Estado único, unificado, laico y democrático entre el río Jordán y el Mediterráneo para todos sus habitantes. La única manera de convertir esta posición en una declaración antisemita es no distinguir entre el Estado de Israel y la población judía de todo el mundo, una premisa extremadamente cuestionable.
 
El antisemitismo se refiere a las ideas y a los comportamientos que discriminan, atacan o perjudican a los judíos por ser judíos. Las afirmaciones de que los judíos son avaros, que gobiernan el mundo, o que dirigen la banca, son antisemitas. Igualmente, lo son los ataques físicos o verbales contra el pueblo judío a causa de su judaísmo.
 
El antisionismo, por el contrario, es una ideología política que como su nombre indica se opone al sionismo. El sionismo es un movimiento político nacido a finales del siglo XIX que sostiene que la única forma de que los judíos pudieran escapar del antisemitismo europeo era formando su propio Estado. Este Estado lo construyeron en Palestina y, a pesar de una oposición interna minoritaria [en el seno del movimiento], lo hicieron a expensas de quienes ya vivían en el país: los palestinos. La creación de Israel, resultado de la iniciativa del movimiento sionista, tuvo lugar en 1948 con el telón de fondo de la expulsión de más de 700.000 palestinos y la destrucción de al menos 400 aldeas. Estas injusticias continúan hoy en día: la expansión de los asentamientos en Cisjordania, el mortífero bloqueo de Gaza o las más de 60 leyes dirigidas específicamente contra las y los ciudadanos palestinos de Israel siguen en vigor y se aplican en nombre del sionismo.
 
Por lo tanto, lo que reclaman los antisionistas es que todos los habitantes de la Palestina histórica –judíos, cristianos y musulmanes, palestinos y no palestinos– gocen de los mismos derechos independientemente de su raza, religión u origen étnico. Algo que el Estado de Israel y el movimiento sionista siguen rechazando. Lamentablemente cada vez se equipara más el antisionismo con el antisemitismo. Sin embargo, debe quedar claro que no tienen nada que ver. El primero rechaza la idea de un Estado basado en la supremacía étnica o religiosa. El segundo odia a los judíos por ser judíos. Confundir antisionismo y antisemitismo supone asumir una serie de postulados inaceptables.
 
En primer lugar, que todos los judíos sean sionistas o que los sionistas representen a todos los judíos esconde una idea esencialista y fundamentalmente racista que supone atribuir a todo un grupo de personas la misma bandera ideológica. Nada más lejos de la realidad. Israel no representa las opiniones de todos los judíos del mundo. Son muchos los judíos que se declaran antisionistas por razones religiosas y/o políticas, y otros que por desconocimiento del tema pueden no tener una opinión formada.
 
En segundo lugar, que todos los sionistas son judíos. Nada más lejos de la realidad. Por ejemplo, hay muchos sionistas cristianos, particularmente en Estados Unidos, así como muchos políticos y partidos políticos en todo el mundo que son sionistas. Y ello no tiene nada que ver con el judaísmo sino con la política exterior y las estrechas alianzas que estos países tienen con Israel.
 
Finalmente, confundir ambas ideas implica que el sionismo sólo afecta a los judíos. Esta interpretación, que cada vez se reitera más en algunos debates actuales, anula el hecho de que las principales víctimas del movimiento sionista fueron y siguen siendo las y los palestinos. Su rechazo al sionismo, sus reivindicaciones de igualdad de derechos, y su aspiración a poder regresar a sus hogares de los que fueron expulsados no tienen nada que ver ni con el judaísmo ni con los judíos. Tienen que ver, por el contrario, con su oposición al proyecto de colonización por asentamiento que sigue despojándolos de su propia tierra y oprimiéndolos.
 
El antisionismo es, por lo tanto y ante todo, una forma de solidaridad con las reivindicaciones de un pueblo colonizado que sigue luchando por su libertad. Hay un principio simple pero muy poderoso que afirma que nadie es libre mientras no lo seamos todos y todas. Desde este punto de vista, la lucha contra el antisemitismo y la lucha contra el sionismo son las dos caras de una misma moneda. Ambas son luchas contra el racismo y la supremacía étnica, en una palabra, contra la injusticia. Como reza un viejo lema: el antisemitismo es un crimen, el antisionismo un deber. 




Courtesy of Rebelión
Source: https://www.middleeasteye.net/video/anti-zionism-not-same-anti-semitism-heres-why-conflating-two-could-be-problematic
Publication date of original article: 14/02/2019
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=25722

 

Tags: SionismoAntisemitismoAntisionismoPalestina/IsraelONU
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.