TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 23/05/2019 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 AFRICA 
AFRICA / La descolonización del Sáhara Occidental: una visión saharaui de la solución
Date of publication at Tlaxcala: 23/03/2019
Original: The decolonization of Western Sahara: A Saharawi vision of the solution
Translations available: Français 

La descolonización del Sáhara Occidental: una visión saharaui de la solución

Malainin Lakhal ماءالعينين لكحل

Translated by  S. Seguí

 

La ocupación marroquí del Sáhara Occidental sigue siendo el último caso de descolonización en África. El ejército marroquí invadió el territorio el 31 de octubre de 1975 a pesar de un claro fallo de la Corte Internacional de Justicia de unos días antes, el 16 de octubre del mismo año[1].

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19961.jpg

El 6 de noviembre de 1975, Marruecos organizó lo que conoció como la "Marcha Verde", con el fin de invadir oficialmente el norte del Sáhara Occidental, trasladando a 350.000 colonos marroquíes al territorio, en complicidad con España, poder colonial en ese territorio desde 1884.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas instó inmediatamente a Marruecos a retirarse del territorio[2], pero el rey marroquí contó con el fuerte respaldo de Francia y otras potencias occidentales. Era obvio que Marruecos estaba violando no solo los principios de la Carta de la ONU, como la abstención de "la amenaza o el uso de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de cualquier estado"[3], sino también el principio sagrado del "Acta Constitutiva de la Unión Africana" del respeto delas  fronteras existentes en el momento de la independencia "[4]. Por ello, ambas organizaciones adoptaron la misma posición: el rechazo del fait accompli colonial marroquí, y la insistencia en la necesidad de descolonizar el Sahara Occidental a través de un proceso genuino de autodeterminación bajo los auspicios de la ONU y la Unión Africana.

Datos básicos

Muchos análisis tienden a exigir una solución pacífica y mutuamente aceptable de este conflicto, pero a veces no llegan a proponer soluciones que cumplan las condiciones necesarias para una solución justa.

Una solución “justa” nunca se podrá lograr si las propuestas presentadas infringen el derecho internacional. Desafortunadamente, esto es lo que muchas voces parecen sugerir, proponiendo “soluciones” que violan la Carta de las Naciones Unidas, el Acta Constitutiva de la Unión Africana y, lo que es peor, algunos de los pilares principales del derecho internacional moderno, principalmente el derecho de los pueblos a la libre determinación y la soberanía de los pueblos sobre sus tierras y recursos.

Otras propuestas, como la “amplia autonomía” marroquí son simplemente intentos de normalizar la ocupación ilegal. En sus resoluciones de la Asamblea General, la ONU nunca reconoció ningún tipo de soberanía marroquí sobre el territorio del Sáhara Occidental e identificó a Marruecos como una fuerza de ocupación[5]. De acuerdo con el derecho internacional, una potencia ocupante no puede ejercer control sobre el territorio ocupado[6]. De hecho, la potencia ocupante no tiene derecho a  cambiar el estatus demográfico, económico o político del territorio ocupado, y debe respetar las reglas y los principios del derecho internacional en su tratamiento de las personas de las tierras ocupadas según el Convenio de  Ginebra y el Capítulo 11 de la Carta de la ONU, entre otros instrumentos. De hecho, no debería obstaculizar el derecho de las personas a la libre determinación y la libertad.

La Unión Africana (antes conocida como Organización de la Unidad Africana [OUA]) fue aún más lejos. La OUA reconoció formalmente a la República Árabe Saharaui Democrática en 1982 como autoridad legítima en el Sáhara Occidental después de haber realizado grandes esfuerzos para convencer al rey marroquí Hassan II de que pusiera fin a este acto de agresión contra sus vecinos. La Unión Africana busca llevar a los dos Estados miembros, Marruecos y la República Saharaui, a negociar bajo los auspicios de la ONU sin condiciones previas para llegar a una solución que ponga fin a este conflicto[7].

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19960.jpg

¿Qué normas para qué solución?

El dictamen de la Corte Internacional de Justicia de 1975 estableció que los nativos saharauis del Sáhara Occidental constituyen el único poder soberano en el Sáhara Occidental. También consideró que "no ha encontrado vínculos legales de tal naturaleza que puedan afectar la aplicación de la Resolución 1514 (XV) en la descolonización del Sahara Occidental y, en particular, del principio de autodeterminación a través de la expresión libre y genuina de la voluntad de los pueblos del Territorio." (párr. 129, 162)

Por lo tanto, cualquier solución propuesta a este claro conflicto de descolonización debe ser decidida y aprobada por el pueblo del Sahara Occidental y sólo por éste. Ningún otro país, organización o entidad tiene derecho a decidir sobre el futuro político del territorio.

Además, la forma de consultar al pueblo del Sáhara Occidental, según lo prescrito en las resoluciones 1514 y 1541 de la Asamblea General de las Naciones Unidas y confirmado en más de 100 resoluciones de la ONU, solo se podrá lograr a través de un voto genuino y libre en un referéndum sobre autodeterminación supervisado por la ONU y la UA, en el que las personas tengan varias opciones, entre ellas la  independencia, la asociación libre con otra entidad o la integración en una entidad existente. Por lo tanto, cualquier consulta que no incluya la independencia estará en total contravención del derecho internacional [8].

Una solución justa, duradera, realista y mutuamente aceptable

Una fórmula adoptada por las diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU considera que la solución mutuamente aceptable al conflicto debe ser justa, realista y duradera. Se pueden dar varias interpretaciones a estos cuatro términos, pero una lectura que no se puede ignorar debe estar relacionada con las realidades sobre el terreno y los hechos políticos y legales.

Una solución justa debe respetar la ley. ¡Algo tan sencillo! La ONU no puede permitir que Marruecos imponga un fait accompli colonial en el Sáhara Occidental en violación de los principios de la ONU. Marruecos es una fuerza de ocupación y, como tal, simplemente debe retirarse del territorio para permitir que la población de éste controle sus tierras y recursos. Permitir que Marruecos amplíe su territorio mediante el uso de la fuerza, como está  intentando hacerlo, destruirá el sistema internacional moderno en su totalidad.

Del mismo modo, una solución duradera solo puede ser legal si es aprobada por la gente del territorio colonizado. Una vez decidido el destino de su territorio en un proceso legítimo, la decisión que tome permitirá restablecer la paz.

Por otro lado, privar al pueblo saharaui de decidir libremente sobre su futuro probablemente los empujará a cuestionar los resultados de cualquier solución que interpreten como impuesta sobre ellos. Nadie puede predecir el alcance de la reacción de los saharauis en tales circunstancias, ni el grado de inestabilidad y conflicto que desatará en la región, el continente y el mundo.

La solución al conflicto también debe ser "realista" de acuerdo con varias resoluciones de la ONU. Pero, una vez más, deberíamos leer los hechos en el terreno correctamente y hacer las preguntas correctas: ¿Controla Marruecos realmente el territorio? ¿Puede legalizar su ocupación ilegal? ¿Son realistas las propuestas de Marruecos? Si es así, ¿por qué no logró convencer a los saharauis?

Una solución “realista” solo puede ser una solución que garantice una paz duradera en el territorio. Cualquier solución que no sea aceptada o satisfactoria para el pueblo saharaui nunca ayudará a resolver el problema. Lo que es real en el terreno es que Marruecos sigue siendo una potencia ocupante. No pudo normalizar su ocupación y aún enfrenta enormes desafíos en la administración diaria del territorio. Marruecos tiene desplegados miles de efectivos de sus fuerzas armadas y cuerpos de policía para controlar el territorio, cometiendo todo tipo de abusos contra los derechos humanos y violando todas las normas del derecho internacional humanitario. Y se enfrenta al Frente Polisario con respecto a la explotación ilegal de los recursos naturales del territorio. Los dos fallos históricos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de 2016 y 2018 son el último ejemplo de los desafíos exitosos del Polisario.

Soluciones justas y mutuamente aceptables

La resolución del conflicto en el Sáhara Occidental abrirá una nueva era en las relaciones internacionales. Cualquier solución que viole los derechos legítimos del pueblo del Sáhara Occidental a la autodeterminación y la independencia solo llevará a más conflictos y privará a toda la región del norte de África y a África de grandes oportunidades de desarrollo, integración y estabilidad.

Una solución justa sería implementar los principios de la Carta de las Naciones Unidas y el Acta Constitutiva de la UA que insta a Marruecos a que se retire inmediatamente del territorio, respete sus fronteras internacionalmente reconocidas y permita que la República Saharaui, miembro fundador de la UA, ejerza un control total sobre todo su territorio. Posteriormente, los dos Estados pueden negociar un acuerdo de paz detallado en el que se tengan en cuenta las preocupaciones e intereses de ambos. En este caso, la región del norte de África finalmente podrá construir su unión regional tan esperada, que beneficiará no solo a la Unión Africana sino también a Europa y al mundo.

Otra alternativa, por supuesto, es volver al Plan de Arreglo OAU-ONU de 1991, que fue firmado y acordado por las dos partes. El plan de asentamiento es una gran concesión de la República Saharaui, pero también garantiza la soberanía del pueblo del Sáhara Occidental sobre sus tierras. Le daría a Marruecos la oportunidad de salvar la cara y escapar de la trampa que ha encarcelado su potencial en la región durante cuatro décadas.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_19940.jpg

Cartel de Rafael Enríquez, Cuba, para la OSPAAAL (Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina), 1978

 

Conclusión

El Sáhara Occidental se encuentra en una región afectada por el terrorismo, la delincuencia transfronteriza, el tráfico de drogas y la migración. Si no se resuelve el conflicto de manera pacífica y en el respeto al derecho internacional, es probable que la región del norte de África se convierta en un caos. Por otra parte, resolver el conflicto de manera pacífica y justa y duradera permitirá a los países del norte de África y el Sahel intensificar sus esfuerzos y coordinarse adecuadamente para encontrar soluciones a los problemas, entre otros a través de programas intensivos de inversión económica y social en las zonas fronterizas, que carecen de desarrollo, además de una mayor coordinación en términos de seguridad.

La violación del derecho a la autodeterminación también conllevaría un precedente peligroso en el derecho internacional. Empujaría a la comunidad internacional a un futuro incierto donde las naciones fuertes pueden violar la integridad territorial y la libertad de las más débiles.

43 años después de su invasión militar y ocupación del Sáhara Occidental, Marruecos no ha legalizado su estatus a nivel internacional o regional, y no ha logrado convencer al pueblo saharaui bajo ocupación para que acepte este hecho colonial consumado. Peor aún, el gobierno marroquí tiene problemas para administrar su propio territorio reconocido internacionalmente, lo que se evidencia por todos los problemas políticos, económicos y sociales que sufre el pueblo marroquí. Resolver el conflicto en el Sáhara Occidental de acuerdo con el derecho internacional aliviará a Marruecos de esta carga y quizás le dé a su gente la oportunidad de resolver sus propios problemas internos de manera adecuada.

Notas

1] Resumen de la opinión consultiva de la CIJ disponible aquí: https://www.icj-cij.org/files/case-related/61/6197.pdf

2] El Consejo de Seguridad siguió a la invasión declarada por Marruecos y a la Marcha Verde. Emitió tres Resoluciones sucesivas en 1975: S/RES/ 377-1975, S/RES/ 379-1975 y S/RES/ 380-1975 hacen un llamamiento a Marruecos para que "ponga fin inmediatamente a la marcha declarada hacia el Sáhara Occidental".

3] Carta de las Naciones Unidas, artículo 2(4).

4] Acta Constitutiva de la Unión Africana, Artículo 4 (b).

5] Resolución 34/37 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 1979 y 35/19 de 1980.

6] La potencia ocupante se enfrenta a obligaciones específicas cuando tiene un control efectivo sobre los territorios ocupados. Entre ellas figuran las obligaciones relacionadas con el respeto de los derechos humanos, el derecho y el orden, además del respeto de las disposiciones pertinentes del derecho humanitario relativas a la ocupación.

7] Decisiones de la Asamblea de la Unión Africana en 2017 y 2018.

8] La Resolución 1541 completa la Resolución 1514 en el sentido de que establece el método de consulta a la nación ocupada, https://undocs.org/en/A/RES/1541(XV)
 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=25602
Publication date of original article: 21/03/2019
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=25622

 

Tags: Sahara occidental ocupadoOcupación marroquíDescolonización pendienteONUUnión Africana
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.