TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 11/12/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 EDITORIALS & OP-EDS 
EDITORIALS & OP-EDS / En memoria de Aleksandr Zajárchenko
Date of publication at Tlaxcala: 06/09/2018
Original: Памяти Александра Захарченко
Translations available: English 

En memoria de Aleksandr Zajárchenko

Gennady Zyuganov Геннадий Андреевич Зюганов

Translated by  S. Seguí

 

Todas las noticias que me llegan de las tierras de Donetsk las recibo con una sensación especial. El destino de mi familia está estrechamente relacionado con Donbass, con Ucrania, con Crimea, donde durante su lucha contra el fascismo mi padre resultó gravemente herido. Y ahora, otra lamentable noticia...

 

No fue un personaje bélico, sus cualidades de lucha no hicieron de Sasha Zajárchenko, hijo de minero, simple niño de Donetsk, un guerrero y protector de su Donbass natal. Fue el amor, el amor por la verdad y por los amigos, por su hermosa patria, lo que lo llamó al deber.

No había una profesión más honorable en la URSS que la de los mineros, solo inferior a la de los cosmonautas. Aleksandr Zajárchenko se hizo minero-electricista tras sus estudios en la escuela técnica. Con sus uniformes, sus rangos y títulos, -¡aprobados en tiempos de Pedro el Grande!- sus premios y antigüedad; y no solo los incentivos morales, también libros y canciones, películas y pinturas glorificaban el trabajo duro de los mineros: el "decimotercer mes de salario", que permitía al minero comprar su coche "Zhigulí" y las bonificaciones que llevaban a todo el equipo a Moscú en viajes culturales que incluían veladas en un prestigioso restaurante.

Pero acaeció la desgracia: la traición desintegró la Unión Soviética. Y el instrumento de desintegración fue el nazismo implantado por Gorbachov y Yeltsin, como un contrapeso al internacionalismo comunista. Y una vez más, el Donbass estuvo bajo ocupación nazi, esta vez no la de Hitler, sino la de Bandera. Los nazis cerraron escuelas y universidades rusas, prohibieron la publicación de libros y periódicos rusos, prohibieron los programas de radio y televisión en ruso. En lugar del "verboten" de Hitler la palabra era ahora el "oberoneno" de Bandera, pero el significado era el mismo: todo lo ruso estaba prohibido.

En la tierra donde los rusos y los ucranianos vivieron juntos durante siglos, donde todos conocían ruso y ucraniano, donde todos sabían dónde y cuándo era más conveniente usar el idioma nativo ruso, lengua materna para el 83% de la población de Ucrania. (en Donbass para el 92%) fue prohibido.

En un terrible y duro 1942 Anna Akhmatova escribió líneas penetrantes:

Sabemos lo que está en la balanza
Y lo que está sucediendo ahora mismo
Una hora de coraje golpeó nuestro reloj,
Pero el valor no nos abandonará.
No tengáis miedo de yacer bajo las balas de los muertos,
No es amargo perder el hogar,
Te salvaremos, habla rusa,
Gran palabra rusa.
Te llevaremos libre y limpia,
Y la daremos a nuestros nietos y del cautiverio la salvaremos

Por siempre.

Pero, en esa época estábamos juntos y teníamos una patria común: la URSS. Pero, abandonados por Gorbachov y Yeltsin a la desgracia de los nazis, en 2014 los rusos se sintieron traicionados y engañados. Algunos se perdieron, otros se dieron a la bebida, otros se suicidaron.

Pero Aleksandr Zajárchenko, ingeniero electromecánico de minas de sexto nivel, jefe de la división de Donetsk de la organización de Járkov "Oplot", luchó contra los nazis por el derecho a ser ruso, por el derecho a hablar y pensar en ruso, por la libertad de elección del idioma, por el derecho a enseñar a sus hijos en el idioma de Lomonosov y Tolstoi, Nekrásov y Mendeleev, Gogol y Lobachevsky, Korolev y Gagarin.

Cuando los banderistas tomaron el poder en Kiev, lideró el movimiento de resistencia contra el poder ilegal.

Fue un hombre de extraordinario coraje personal, cualidades de liderazgo, mente excepcional, capaz de organizar y reunir a la gente de Donbass contra los nazis, tanto política como militarmente.

Era como si el lema "años cuarenta fatídicos, plomo, pólvora" (1) se repitiera en Donbass, como si los héroes de los Guardias Jóvenes Oleg Koshevoi e Iván Zemnukhov hubieran sido revividos. El nazismo banderista y el internacionalismo soviético chocaron de nuevo en una batalla irreconciliable. Aleksandr Zajárchenko lo dijo en repetidas ocasiones: "Creímos, creemos y nos consideraremos parte de la Unión Soviética".

Los banderistas, como en la Gran Guerra Patria, fueron derrotados por los ciudadanos de Donetsk en una batalla abierta. Pero, como en aquellos tiempos, por la naturaleza de su cobarde gansterismo los asesinatos se produjeron desde una esquina.

Así es exactamente como murió el jefe de la República Popular de Donetsk, el comandante en jefe supremo, el mayor general Aleksand Vladimirovich Zajárchenko, gloria y orgullo del mundo ruso.

En una escuela rusa de la bella "ciudad de un millón de rosas", en Donetsk, por primera vez, Sasha Zajárchenko leyó las grandes palabras del gran poeta ruso:

... Id hacia el fuego por el honor de la Patria,
Por convicción, por amor ...
Id a morir sin tacha…
A morir no sin razón: el asunto es firme
Cuando la sangre corre por debajo..

(Nikolai Nekrásov, El poeta y el ciudadano, 1856).

A través de su vida y su muerte en nombre de sus amigos, Aleksandr Zajárchenko demostró su amor por su Donbass natal, su lengua rusa nativa, su derecho humano a la libertad de elección de la vida.
Cuatro hijos nos dejó el asesinado, de manera ruin y despreciable, Aleksandr Zajárchenko. Y dejo aquí la canción de una maravillosa película soviética, una de esas con las que creció el comandante en jefe supremo del ejército de Donbass y que sonaba como un réquiem:

Bueno, bueno, sables fuera,
Todos nacimos en medio de batallas, ¡nacimos en batallas!
... Si la bala impacta
El hijo levantará la espada
¡Y no habrá gracia para el enemigo!

¡Sables fuera! ¡Recuerdo y gloria eternos para Aleksandr Zajárchenko!
¡Odio eterno y desprecio sin piedad para los viles asesinos banderistas!
Nuestra causa es la correcta, el enemigo será derrotado, ¡la victoria será nuestra!

 

(1) Fragmento de una canción patriótica de David Samoilov.

 

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: https://kprf.ru/party-live/cknews/178542.html
Publication date of original article: 01/09/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=24015

 

Tags: Aleksandr ZajárchenkoRepública Popular de DonetskDonbassUcraniaRusiaFascistas ucranianos
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.