TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 14/11/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 ABYA YALA 
ABYA YALA / ¿Están minados los puentes entre Venezuela y el Vaticano, a pocas semanas de las elecciones?
Date of publication at Tlaxcala: 08/05/2018
Original: Tra Venezuela e Vaticano, ponti minati a poche settimane dalle elezioni?

¿Están minados los puentes entre Venezuela y el Vaticano, a pocas semanas de las elecciones?

Geraldina Colotti

Translated by  Gabriela Pereira
Edited by  Fausto Giudice Фаусто Джудиче فاوستو جيوديشي

 

“Se informa a los periodistas acreditados que el lunes 7 de mayo del 2018, a las 12:30, en la Sala de Prensa de la Santa Sede, se mantendrá un Meeting Point para presentar el proyecto Puentes de Solidaridad – Plan pastoral integrado de asistencia a migrantes venezolanos en América del Sur, nacido para dar respuestas concretas a los desafíos puestos por la migración de masa que está afectando a los venezolanos“. Esta es la convocatoria enviada por el Vaticano a la prensa internacional, que ha respondido numerosa.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_18459.jpg

Muy cerca de las elecciones presidenciales del 20 de mayo, hostigadas por las jerarquías eclesiásticas y por la llamada “comunidad internacional”, lo de Venezuela y de la “emergencia humanitaria” en las fronteras es un tema apetecible. Durante todo el encuentro, desfilaron en continuo en la pantalla las imágenes de un documental sin audio, pero muy bien pensado para inducir en el público la recepción de los más rancios lugares comunes contra el socialismo bolivariano. A modo de publicidad subliminal, rítmicamente aparecía una gorra en la que estaba escrito “Venezuela libre”, uno de los símbolos usados en las protestas violentas contra el gobierno de Nicolás Maduro por los extremistas de oposición: aquellos que, durante 4 meses, el año pasado han devastado y asesinado, llegando a quemar vivas a 19 personas.

La hoja distribuida en la sala hablaba claro desde su título, Plan pastoral integrado de asistencia a los migrantes venezolanos en América del Sur. El anhelo de la prensa, que comenzó a ametrallar con preguntas sobre Venezuela sobre todo al Superior General de los Jesuitas, el venezolano Arturo Sosa, sin embargo fue ignorado. Desde las primeras respuestas dadas por el ex rector de la Universidad Católica de Táchira, por Fabio Baggio y Michael Czerny, Sub-secretarios de la Sección Migrantes y Refugiados del Departamento para el Servicio de Desarrollo Humano Integral, apareció  claramente la voluntad de diluir el tema en uno más general, el de la inmigración latinoamericana. Y de no hablar de la situación política pre-electoral.

Sobre todo, se puso en evidencia el llamado del Papa “a acoger, proteger y promover e integrar a los migrantes y a los refugiados”, que ha reunido el trabajo de ocho Conferencias Episcopales en América del Sur. Un proyecto de dos años por un total de 800.000 euros. Una cifra mínima, pero Sosa precisó que para la asistencia a migrantes y refugiados latinoamericanos, se mueven también muchas otras estructuras de los jesuitas y más en general de la iglesia, con particular atención a quien sale de Venezuela.

¿Cuántos son estos venezolanos? Imposible cuantificarlos porque a menudo se trata de personas originarias de otros países que van a reunirse con sus familiares en el exterior. Sin embargo, “se habla de 1,5 millón de personas, sobre una población de cerca de 33 millones”.  ¿Quién habla de esto? Los medios de oposición naturalmente, que registran el fenómeno de la salida de los migrantes del país desde la llegada de Chávez al gobierno, en 1998… Un dato anómalo, dice Sosa, para un país predominantemente de acogida y no de emigración.

Desde el año pasado, los medios martillan sobre el tema de la “crisis humanitaria”. Desde mayo del 2017 hasta hoy, se ha tratado de imponer un “modelo sirio” a Venezuela, explotando el flujo de migrantes en la frontera, seguramente de un número inferior a las cifras exorbitantes disparadas por la prensa internacional. Todos los problemas de Venezuela son puestos sobre las espaldas del gobierno para hacer avalar la idea de que el socialismo de todas maneras es un fracaso, hasta en la versión “humanista y cristiana” propuesta por el gobierno bolivariano. Eso era lo que sugerían precisamente las imágenes del documental.

Es como si un grupo de secuestradores entraran en casa de una familia, ataran y amordazaran a los padres y luego los acusaran de hambrear a los hijos… La petición explícita de las derechas – que se entretienen entre un viaje y otro en vez de quedarse en su lugar y emplear los recursos para ayudar al país – es de llegar a una “injerencia humanitaria” y también militar por parte de los Estados Unidos o de los países neoliberales latinoamericanos reunidos en el Grupo de Lima. Que varios expertos de la ONU hayan considerado una farsa definir el éxodo de los venezolanos como “crisis humanitaria”, poco importa. Mientras tanto, el plan ya fue lanzado.

Como aquel campeón de derechos humanos que es, Donald Trump ha destinado y prometido ríos de dólares para los Estados interesados en el éxodo de migrantes venezolanos. Dólares entregados a países vasallos como Colombia o Perú, que desde hace años han obligado a partir al exilio a millones de sus ciudadanos, huyendo del terror o del hambre. Más de cinco millones de colombianos se encuentran actualmente en Venezuela y gozan de plenos derechos…

¿Por qué no hubo un ataque a Venezuela en el “Meeting Point” de la Santa Sede? ¿Por qué se decidió dar un paso hacia atrás? Más de una vez, la posición de Bergoglio sobre Venezuela como sobre Argentina – que regresó a la derecha con Macri – ha mostrado algunas disonancias respecto a la belicosa Conferencia Episcopal venezolana y a ciertos cardinales, acostumbrados a incitar a las multitudes contra el gobierno durante la misa,  a sacar a los fieles chavistas y a bendecir a los violentos “guarimberos”.

Hace un año, cuando Venezuela todavía estaba golpeada por los cuatro meses de violencias orquestadas por las derechas contra el gobierno de Maduro, el Papa Bergoglio envió una carta a la Conferencia Episcopal venezolana (CEV). En resumen, invitaba a los obispos a hacer todo lo posible para establecer puentes entre el gobierno venezolano y los extremistas. “(…) igual que ustedes – escribió –estoy persuadido  de que los graves problemas de Venezuela se puedan solucionar si hay voluntad de establecer puentes, de dialogar seriamente y de cumplir con los acuerdos alcanzados. Les exhorto a seguir haciendo todo lo necesario para que este difícil camino sea posible”.

Vaticano, 8 de junio de 2017: papa Francisco, junto con los seis obispos miembros de la Dirección de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), tras la reunión que han mantenido para informarle sobre la situación del país. L’Osservatore Romano/EFE

(L’Osservatore Romano (www.photo.va) / SIR)

 

En aquellos mismos días, el Secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, declaró en la Radio Vaticana que la verdadera solución era la de “elecciones: para darle al pueblo la posibilidad de expresarse según su deseo”. El recurso a las urnas – afirmaba el cardinal – hubiera permitido “volver a darle soberanía al pueblo y permitirle determinar su propio futuro”. Justamente con esta intención, Maduro apeló al “poder popular”, instancia fundadora de la Constitución Bolivariana, y lanzó la propuesta de una Asamblea Nacional Constituyente.

A pesar de que eso haya sido durante meses la petición de los principales líderes de oposición venezolana, apenas fue pronunciada la propuesta,  obtuvo en respuesta una oleada de protestas indignadas, incluso de los obispos. Ábrete, cielo. La oposición, invitada al diálogo por el presidente una tricentésima vez, luego comprometerá a los representantes del gobierno y a algunos presidentes latinoamericanos en meses de costosas negociaciones en la República Dominicana, a las cuales al final no asistirá.

Las derechas reservan indirectas también para aquellas declaraciones del papa, a las que hicieron oídos sordos, prefiriendo desertar las urnas y limitándose a tragarse el hecho de que la Asamblea Nacional Constituyente, votada por más de 8 millones de personas, hubiera hecho regresar la paz al país. Buena parte de la oposición decidió también desertar las sucesivas consultas electorales, que sin embargo les entregaron el gobierno de algunos Estados y de varios municipios.

Dividida y sin dirección, la oposición ha desechado el diálogo, prefiriendo responder a los llamados de Trump y de la parte más extremista de su administración: aquella que ha invitado abiertamente a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana al golpe de Estado, que ha impuesto fuertes sanciones (seguidas por la Unión Europea) y que continúa a martillar sobre la “crisis humanitaria”.

A pocas semanas del voto venezolano, los “puentes” evocados por Bergoglio resultan ya minados por aquella banda de los “últimos” que con la llegada de Chávez y luego con Maduro han decidido de tomar en mano su propio destino.

 

16 de junio de 2017: Monseñor Antonio López Castillo, arzobispo de Barquisimeto, bendice a guarimberos

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://www.farodiroma.it/tra-venezuela-e-vaticano-ponti-minati-a-poche-settimane-dalle-elezioni-di-g-colotti/
Publication date of original article: 08/05/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=23350

 

Tags: Venezuela-VaticanoMigrantes venezolanosJesuitasConferencia episcopal venezolanaDerecha de mierdaRevolución Bolivariana
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.