TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 24/04/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / Google admite colaborar con el programa ilegal de asesinatos con drones de USA
Date of publication at Tlaxcala: 31/03/2018
Original: Google admits collaboration with illegal US drone murder program
Translations available: Français  Italiano 

Google admite colaborar con el programa ilegal de asesinatos con drones de USA

Andre Damon

 

Como otro hito en la integración del complejo militar y de inteligencia y Silicon Valley, la empresa matriz de Google, Alphabet, ha confirmado que proporcionó programas para identificar objetivos como parte del programa ilegal de asesinatos con drones del gobierno usamericano.

Desde que inició su programa de asesinatos con drones en el 2009, USA afirma haber matado alrededor de 3.000 “combatientes” en ataques con drones. Los documentos militares internos muestran que, por cada persona atacada por un avión no tripulado, nueve transeúntes son asesinados, lo que significa que el verdadero número de víctimas de la campaña de terrorismo aéreo en Yemen, Somalia, Afganistán, Pakistán e Irak se eleva a decenas de miles.

Según la Unión Americana de Libertades Civiles, “un programa de asesinatos selectivos lejos de cualquier campo de batalla, sin cargos ni juicio, viola la garantía constitucional de un debido proceso. También viola el derecho internacional, según el cual la fuerza letal puede ser utilizada fuera de las zonas de conflicto armado solo como último recurso”.

La complicidad de Google respecto al programa de asesinatos de drones implica a la compañía en las actividades criminales del ejército de USA , provocando indignación entre los empleados después de que los ejecutivos admitieran dicha colaboración en un memo interno la semana pasada, según un informe de Gizmodo.

Respondiendo a las posibles ramificaciones legales de sus acciones y a la hostilidad hacia las guerras criminales de USA dentro y fuera de la compañía, Google destacó en una declaración que su colaboración “es solo para usos no ofensivos” y dijo que “la tecnología marca imágenes para revisión humana”.

Pero este pretexto absurdo y poco serio, destinado a proporcionar puntos de conversación para la prensa acrítica y controlada por el Estado, es el equivalente a que un conductor encargado del escape de la mafia afirme que no es cómplice del asesinato porque no apretó el gatillo.

El Gobierno norteamericano ha reclamado el derecho de usar drones para asesinar a ciudadanos usamericanos en cualquier parte del mundo, incluso dentro de las fronteras de USA . En el 2011, el Gobierno de Obama asesinó a Anwar al Awlaki, un ciudadano usamericano, con un ataque con drones Predator en Yemen, y luego asesinó a su hijo de 16 años, Abdulrahman al Awlaki, en otro ataque con drones dos semanas después.

La asociación de Google con operaciones nefastas no solo sujeta a la empresa a posibles sanciones legales en todo el mundo, sino también a graves repercusiones comerciales. La decisión de la compañía de proceder a pesar de estos peligros señala el papel cada vez más vital de los contratos militares en las operaciones comerciales de los principales gigantes tecnológicos.

El Departamento de Defensa gastó al menos 7.400 millones de dólares en programas de inteligencia artificial el año pasado, y se espera que gaste aún más este año, y gran parte de esa cantidad se destinará a empresas como Alphabet (Google), Amazon y Nvidia, cuyas capacidades de inteligencia artificial superan a los programas internos del Pentágono.

Durante el año pasado, Google, Facebook y Twitter anunciaron medidas para censurar la información que presentan sus servicios a los usuarios, promoviendo medios de noticias “de autoridad” y “confiables” por encima de los “alternativos”, como los que exponen y denuncian los crímenes de guerra de EUA. Facebook ha sido la compañía tecnológica con la mayor determinación de censurar abiertamente su plataforma, declarando explícitamente que espera que el uso del sitio disminuya como resultado de su descalificación de los videos “virales” y promoción de fuentes de noticias “confiables”, como el New York Times.

Dado que estas compañías esperan cierta disminución de la demanda de los consumidores al imponer medidas de censura cada vez más restrictivas, los lucrativos contratos de defensa son un medio para cubrir sus ganancias y alinear sus intereses financieros cada vez más estrechamente con las operaciones represivas y belicistas del Estado usamericano.

Los gigantes de la tecnología han tomado medidas de censura al mismo tiempo que el Pentágono ha llegado a la conclusión de que se encuentra en una “carrera armamentista de Inteligencia Artificial” (AI, por sus siglas en inglés), como lo expresó el Wall Street Journal este mes. Enfrentando el rápido crecimiento económico de potencias militares importantes, como Rusia y China, que son capaces de desarrollar e implementar nuevas tecnologías sin la carga logística masiva de las innumerables guerras, despliegues en el extranjero y operaciones de desestabilización de USA . Los planificadores militares usamericanos han llegado a la conclusión de que la única forma de retener la ventaja militar usamericana en futuros conflictos es integrar a Silicon Valley en la maquinaria de guerra.

El Pentágono ideó la llamada estrategia de “tercer desplazamiento” para vencer a la “amenaza en marcha” de China al enfocarse en “sistemas autónomos de aprendizaje, toma de decisiones colaborativas entre humanos y máquinas, operaciones humanas asistidas, operaciones avanzadas de sistemas no tripulados” y “armas autónomas e interconectadas”, según informó recientemente The Economist en su historia de portada bajo el título “La próxima guerra”.

Esta estrategia gira en torno a la contratación del sector de tecnología privada usamericano, que sigue siendo el más desarrollado del mundo. Como lo dijo The Economist, USA “continúa dominando el financiamiento comercial de AI y tiene más empresas trabajando en el campo que ningún otro país”.

Hablando en una conferencia el año pasado, el coronel del Cuerpo de Marines, Drew Cukor, el jefe del llamado “Proyecto Maven”, en el qu Google es un colaborador clave, declaró a los USA en medio de una “carrera de armamentos de la IA”, y agregó: “Muchos de ustedes habrán notado que Eric Schmidt está llamando a Google una compañía de IA ahora, no una compañía de datos”.

Agregó que “no existe una 'caja negra' que entregue el sistema de inteligencia artificial que el Gobierno necesita... Se deben unir los elementos esenciales... y la única manera de hacerlo es con los socios comerciales junto a nosotros”.

Para optimizar el intercambio recíproco entre el enorme poder computacional de los gigantes tecnológicos, las capacidades de inteligencia artificial y la enorme base de datos confidenciales de usuarios y el presupuesto prácticamente ilimitado del ejército usamericano, el Pentágono ha establecido una serie de asociaciones con Silicon Valley. En el 2015, el Pentágono estableció un vehículo de financiamiento privado y público conocido como Unidad Experimental de Innovación en Defensa (DIUx, por sus siglas en inglés), con sede a solo minutos del campus principal de Google en Mountain View, California.



Eric Schmidt y Ash Carter se reúnen sobre el Consejo Asesor de Innovación en Defensa del Departamento de Defensa

En el 2016, el Pentágono creó una entidad llamada Consejo Asesor de Innovación en Defensa, cuyo objetivo es “llevar la innovación tecnológica y las mejores prácticas de Silicon Valley a las Fuerzas Armadas de los EUA”. Estará presidida por nada menos que el anterior presidente de Google, Eric Schmidt.

En otoño del año pasado, Schmidt se quejó de la renuencia de los que trabajan en el sector tecnológico a colaborar con el Pentágono, lamentando el hecho de que “existe una preocupación general en la comunidad tecnológica de que el complejo militar-industrial use sus cosas para matar personas incorrectamente”.

Pero más allá de aprovechar las capacidades de inteligencia artificial de los gigantes tecnológicos para guiar misiles y seleccionar víctimas, el secreto abierto sobre la colaboración del Pentágono con Silicon Valley es que transfieren a trastiendas copiosos datos confidenciales de los usuarios individuales al Pentágono y a las agencias de inteligencia para propósitos de vigilancia y cribado.

Según el teniente general John Shanahan, quien está estrechamente involucrado en el Proyecto Maven, en una conferencia el año pasado, “En el otro extremo de la escala, está Google. No nos dicen lo que tienen, a menos que alguien de Google quiera susurrarme algo al oído más tarde”.

La integración de compañías como Google en lo que anteriormente se conocía como el aparato militar y de inteligencia está creando un vasto sistema de represión estatal previamente desconocido en la historia humana. Para estar preparado para conflictos entre las mayores potencias, como lo expresa la Estrategia de Defensa Nacional recientemente publicada por el Pentágono, es necesaria “la integración perfecta de los múltiples elementos de poder nacional: diplomacia, información, economía, finanzas, inteligencia, aplicación de la ley y los militares”.

La censura y la vigilancia son la pieza clave de este emergente nexo entre la tecnología militar y la inteligencia. A medida que Estados Unidos se prepara para librar guerras “calientes” contra “pares” militares como Rusia y China, el crecimiento de la oposición a la guerra dentro de EUA se combatirá mediante el uso de la censura masiva, ayudada por la inteligencia artificial, incluyendo la creación de perfiles políticos con base en las comunicaciones en las redes sociales.

El World Socialist Web Site lidera la lucha contra este impulso a la censura y la guerra. En agosto del 2017, publicamos una carta abierta en la que se le exigía a Google poner fin a su censura política a través de los resultados de búsqueda, que provocó una caída masiva en el tráfico de búsqueda hacia sitios web izquierdistas y antiguerra. En enero, el WSWS publicó un llamado para que todos los “sitios web, organizaciones y activistas socialistas, pacifistas, de izquierda y progresistas” se unan a una coalición internacional para luchar contra la censura del Internet. Llamamos a todos los trabajadores y jóvenes que buscan defender los derechos democráticos a contactar al WSWS y unirse a su lucha por el socialismo.





Courtesy of WSWS
Source: https://www.wsws.org/en/articles/2018/03/08/goog-m08.html
Publication date of original article: 08/03/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=23103

 

Tags: Programas AlphabetGuerra de dronesGoogle-PentágonoUSAGuerras imperialistas
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.