TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 26/05/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 ABYA YALA 
ABYA YALA / Colombia: La violencia prepagada
Date of publication at Tlaxcala: 09/02/2018

Sombrero de Mago
Colombia: La violencia prepagada

Reinaldo Spitaletta

Edited by  María Piedad Ossaba

 

Quizá procedemos de los machetes de Palonegro*. O de más atrás, de las sangres de otras guerras civiles e inciviles. ¿De dónde venimos los colombianos? ¿Qué significados tiene pertenecer a un suelo que engendró al sabio Caldas, a Julio Garavito, a Flórez que cantó a tantos muertos en vindictas políticas? Arturo Cova, antes de apasionarse por mujer alguna, jugó su corazón al azar y se lo ganó la Violencia.

Tal vez somos “cortacabezas” pero, a la vez, seres sensibles capaces de entonar cantos a la libertad, como el del loco Epifanio, o evocar, a lo Tuerto López, los “tiempos de la cruz y de la espada”, que de aquellas calendas también nos vienen matanzas y otros despropósitos. ¿Qué somos al naturalizar la violencia? ¿al tenerla como parte de nuestro carácter, de una idiosincrasia infeliz y torva?

¿Acaso nos hacen tan felices, como dicen encuestas internacionales, los falsos positivos, las masacres, los atropellos a la dignidad humana? ¿Qué empuja a sectores sociales a admirar al asesino? ¿Cuáles son los motores para que haya inclinaciones, cuando no adoraciones, a la narcocultura, al traqueto, al corrupto?

Habrá, por supuesto, miles de interrogantes más acerca de los significados de ser colombiano, sobre nuestras taras y virtudes, como los que, con recientes situaciones, se promueven en torno a las violaciones; a las diversas manifestaciones de la violencia, la práctica del “champú”* y el apuñalamiento de una estudiante de un colegio oficial de Medellín. Acerca de la pérdida de los sentimientos de solidaridad. Y al posicionamiento de la indolencia.

Por estos tiempos, de videos virales, de circulación mediática de asaltos, atentados, cadáveres de policías, peleas juveniles, se suceden preguntas como las de ¿por qué en vez de grabar no se presta ayuda? Aunque, en medio del maremágnum de mensajes que resaltan la morbosidad, también se cuelan reflexiones, como las del humanista español José Luis Sampedro: “Nos educan para ser productores y consumidores, no para ser hombres libres… No estamos educados para pensar”.

Y así vamos. Consumiendo y produciendo violencias, patentada por muchos medios de comunicación, que, como lo dice el economista Sampedro, se los ha tomado el poder económico, o, en palabras de Baudrillard, el periodismo (sobre todo el más ligero) convierte la historia en noticia, sin reflexión, sin análisis, sin proporcionar los elementos necesarios para crear crítica.

Sin embargo, recientes hechos, como el atentado del Eln en Barranquilla; la denuncia “silenciosa” y parcial de la violación de una periodista; los asesinatos de líderes sociales y el episodio de las colegialas de Medellín, han llevado, al menos en algunos ámbitos, a cuestionamientos sobre imaginarios dominantes, estructuras ideológicas, los roles del Estado y la familia, los medios de comunicación, entre otros asuntos.

Un profesor del Inem José Félix de Restrepo, cuyo escrito circuló por redes sociales, aportó elementos en el análisis del incidente de las estudiantes y fue más allá del fenómeno, en un intento por buscar las causas de los comportamientos delictivos de unas muchachitas: las ubicó en la ciudad inequitativa, en los “valores” establecidos por las mafias, en “una ciudad que les ofrece motos, ser prepagos, modelos web cam, pero no sin antes padecer la violación, el maltrato en el hogar y en el barrio…”.

Recordó que, en la zona noroccidental de Medellín, de donde son las chicas implicadas, muchas niñas han sido apuñaladas, violadas, acosadas en una geografía en la que se forman “fleteros”* y “donde torturan, desangran y destrozan cuerpos, acá, en esta zona ser un duro sigue siendo un modelo de vida”. Sí, y no solo en aquel sector; son historias cotidianas, terribles, de muchas partes de una ciudad (un país) que se debate entre la inseguridad y múltiples miserias.

¿Quiénes somos? ¿Cómo ha pesado la historia en nuestro actuar contemporáneo? ¿Qué de tantas violencias, de fraudes electorales, de entregas de la nación a intereses foráneos, de la resolución de conflictos a punta de bala y no de diálogos ni de otras expresiones de la inteligencia, qué de tantas arbitrariedades de gobernantes y usurpadores de la riqueza pública influyen en los comportamientos sociales de hoy?

Tenemos glorias en las letras, las artes, la neurología, la biología, en una que otra disciplina deportiva, pero, a la vez, nos desangra y avergüenza una ralea de asesinos, malversadores del erario, genocidas, vendepatrias, narcos y otros césares de la decadencia, como bien pudiera calificarlos Vargas Vila.

Pertenecemos a una historia de desafueros y desventuras, en la que las víctimas, casi todas, han sido los humillados y ofendidos, los despreciados por la altanería del poder. En todo caso, ya no es hora de jugar nuestro corazón al azar, porque quizá ya no nos lo gane la violencia, sino “una cerebral masturbación”, como diría el Tuerto cartagenero.

N de la E

* La Batalla de Palonegro fue un enfrentamiento bélico llevado a cabo entre el 11 y el 25 de mayo de 1900, durante la Guerra de los Mil Días en Colombia. Fue la batalla más importante de este conflicto, dando por finalizada la campaña de Santander a favor del gobierno conservador. Es considerada por cronistas como Enrique Arboleda, como un "yerro de la estrategia y pecado de la táctica" y "un monumento de pavor para ejemplo de la esterilidad de las guerras civiles".

* "Champú" es una faena criminal que consiste en echarle pegante (boxer, sacol, etc.) al cabello de la víctima. Por extensión, es cortarle el cabello a la fuerza. Es un acto delictivo usual en barrios marginales de Medellín.

* "Fleteros" se les dice a los que atracan a personas que sacan dinero del banco o de los cajeros electrónicos.






Courtesy of La Pluma/Tlaxcala
Source: http://www.es.lapluma.net/index.php/articulos/opinion/10622-la-violencia-prepagada.html
Publication date of original article: 06/02/2018
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=22680

 

Tags: ViolenciaColombiaAbya Yala
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.