TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı

 20/10/2018 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 UNIVERSAL ISSUES 
UNIVERSAL ISSUES / Odio el año nuevo
Date of publication at Tlaxcala: 31/12/2017
Original: Odio il Capodanno
Translations available: Français  Deutsch 

Odio el año nuevo

Antonio Gramsci (1891-1937)

 

Cada mañana, cuando me despierto otra vez bajo el manto del cielo, siento que es para mí año nuevo. De ahí que odie esos año-nuevos de fecha fija que convierten la vida y el espíritu humano en un asunto comercial con sus consumos y su balance y previsión de gastos e ingresos de la vieja y nueva gestión.

Antonio Gramsci, por  Saverio Montella

 
Estos balances hacen perder el sentido de continuidad de la vida y del espíritu. Se acaba creyendo que de verdad entre un año y otro hay una solución de continuidad y que empieza una nueva historia, y se hacen buenos propósitos y se lamentan los despropósitos, etc., etc. Es un mal propio de las fechas. Dicen que la cronología es la osamenta de la historia; puede ser. Pero también conviene reconocer que son cuatro o cinco las fechas fundamentales, que toda persona tiene bien presente en su cerebro, que han representado malas pasadas. También están los año-nuevos. El año nuevo de la historia romana, o el de la Edad Media, o el de la Edad Moderna. Y se han vuelto tan presentes que a veces nos sorprendemos a nosotros mismos pensando que la vida en Italia empezó en el año 752, y que 1192 y 1490 son como unas montañas que la humanidad superó de repente para encontrarse en un nuevo mundo, para entrar en una nueva vida. 
 
Así la fecha se convierte en una molestia, un parapeto que impide ver que la historia sigue desarrollándose siguiendo una misma línea fundamental, sin bruscas paradas, como cuando en el cinematógrafo se rompe la película y se da un intervalo de luz cegadora.
 
Por eso odio el año nuevo. Quiero que cada mañana sea para mi año nuevo. Cada día quiero echar cuentas conmigo mismo, y renovarme cada día. Ningún día previamente establecido para el descanso. Las paradas las escojo yo mismo, cuando me sienta borracho de vida intensa y quiera sumergirme en la animalidad para regresar con más vigor.
 
Ningún disfraz espiritual. Cada hora de mi vida quisiera que fuera nueva, aunque ligada a las pasadas. Ningún día de jolgorio en verso obligado, colectivo, a compartir con extraños que no me interesan. Porque han festejado los nombres de nuestros abuelos, etc., ¿deberíamos también nosotros querer festejar? Todo esto da náuseas.
 
Espero el socialismo también por esta razón. Porque arrojará al estercolero todas estas fechas que ya no tienen ninguna resonancia en nuestro espíritu, y si el socialismo crea nuevas fechas, al menos serán las nuestras y no aquellas que debemos aceptar sin beneficio de inventario de nuestros necios antepasados.
 

Mole Antoneliana en Torino

Tomado del Libro ‘Bajo la Mole Fragmentos de Civilización’,  de Antonio Gramsci | Editorial Sequitur, Págs. 9 - 10

Publicado originalmente el 1º de enero de 1916 en el periódico “Avanti!”, donde Gramsci escribía la columna ‘Sotto la Mole’, dedicada a comentar, desde la inmediatez y a la sombra de la Mole Antonelliana, el discurrir de la vida turinesa, que revelan una personalidad culta, curiosa, crítica e irónica, anticlerical, esperanzada pero realista, en transición desde el viejo socialismo al nuevo comunismo, la personalidad de un hombre de pensamiento, de un hombre de acción.

La Mole Antonelliana, construida entre 1863 y 1888, es el principal símbolo arquitectónico de la ciudad de Torino, donde Antonio Gramsci comenzó a estudiar y donde desarrollaría su primera actividad política y periodística. Durante cinco años, desde 1916 a 1920, Antonio Gramsci escribió en el periódico socialista Avanti! la columna de opinión. Descubrir estos textos nos permite acercarnos a un Gramsci cronista, diferente de su faceta más conocida de pensador comunista, pero con esa ideología y combatividad impregnando cada frase de sus textos.

 





Courtesy of Gramscimanía
Source: http://www.gramscimania.info.ve/2015/12/antonio-gramsci-odio-el-ano-nuevo.html
Publication date of original article: 31/12/2015
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=22341

 

Tags: Año Nuevo Gramsci
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.