TLAXCALA تلاكسكالا Τλαξκάλα Тлакскала la red internacional de traductores por la diversidad lingüística le réseau international des traducteurs pour la diversité linguistique the international network of translators for linguistic diversity الشبكة العالمية للمترجمين من اجل التنويع اللغوي das internationale Übersetzernetzwerk für sprachliche Vielfalt a rede internacional de tradutores pela diversidade linguística la rete internazionale di traduttori per la diversità linguistica la xarxa internacional dels traductors per a la diversitat lingüística översättarnas internationella nätverk för språklig mångfald شبکه بین المللی مترجمین خواهان حفظ تنوع گویش το διεθνής δίκτυο των μεταφραστών για τη γλωσσική ποικιλία международная сеть переводчиков языкового разнообразия Aẓeḍḍa n yemsuqqlen i lmend n uṭṭuqqet n yilsawen dilsel çeşitlilik için uluslararası çevirmen ağı la internacia reto de tradukistoj por la lingva diverso

 18/10/2017 Tlaxcala, the international network of translators for linguistic diversity Tlaxcala's Manifesto  
English  
 CULTURE & COMMUNICATION 
CULTURE & COMMUNICATION / Spotlight o el poder del periodismo de investigación
Date of publication at Tlaxcala: 13/04/2016
Original: Spotlight ou le pouvoir du journalisme d’investigation
Translations available: Deutsch  Italiano  English 

Spotlight o el poder del periodismo de investigación

Rim Ben Fraj ريم بن فرج

Translated by  Ana Atienza

 

“Es muy difícil decir que no a Dios”, explica la víctima de un sacerdote “pedófilo” entrevistado por una periodista del Boston Globe que formaba parte del equipo de investigación Spotlight, que da título a la película de Tom McCarthy estrenada en los cines estadounidenses el 27 de enero de 2016 y que se exhibe actualmente por todo el planeta.

Se trata de una impecable película hollywoodiense que reconstruye con la máxima fidelidad posible la larga investigación llevada a cabo por estos periodistas sobre un tema muy delicado: la protección que brindó a lo largo de tres décadas el cardenal arzobispo de Boston, Bernard Law, a los sacerdotes de su diócesis autores de abusos sexuales a niños. Si bien los periodistas de Spotlight obtuvieron el premio Pulitzer en 2003 por su investigación, la película en la que aparecen reflejados ha arramblado con nueve premios hasta la fecha --empezando por el Oscar a la mejor película-- y sin duda se hará con más, sobre todo en el Festival de Cannes.

Es de sobra conocido que la religión y el sexo son dos temas tabú que no tienen nada que ver entre sí. Y cada vez que se encuentran, el resultado es explosivo. Al mundo “civilizado”, tan impresionado por la barbarie primitiva del “Jihad alnnikah” del “Estado Islámico”, le cuesta enormemente enfrentarse cara a cara a sus propias infamias, como la de los mal llamados sacerdotes pedófilos. “Pedófilo” quiere decir “que ama a los niños”; sin embargo, estos sacerdotes que abusan de los niños, tanto chicos como chicas, en actos que oscilan desde tocamientos a violaciones con penetración a menudo seguidas de asesinato, no lo hacen porque amen a los niños, sino únicamente porque saben aprovecharse de los más débiles y vulnerables. Estos depredadores son pedocriminales y punto. SNAP, la asociación de víctimas de abusos cometidos por sacerdotes, cuenta hoy con más de 12 000 miembros en 56 países, lo que da una idea del alcance de este fenómeno, que no tiene por tanto nada de marginal.

Del mismo modo que el Estado Islámico manipula a jóvenes árabes desfavorecidos con el fin de reclutarles para el Yihad, estos sacerdotes atacan a los más pobres y marginados de la sociedad para aprovecharse de ellos. “Cuando se es pobre en Boston, la religión desempeña un papel muy importante en tu vida (...) Los sacerdotes eligen como víctimas a los más pobres y vulnerables para asegurarse de que no digan nada”.

Las revelaciones del Boston Globe publicadas desde enero de 2002 tuvieron un verdadero efecto de bola de nieve y condujeron al descubrimiento de otros casos similares en todo el mundo, no sólo dentro de la Iglesia Católica, sino en todas las iglesias y, por extensión, en las organizaciones que congregan a niños bajo la autoridad de adultos.

Como muestra el escándalo del cardenal de Lyon, Mons. Barbarin, que sacude en estos momentos a la Iglesia Católica de Francia, por lo general, la alta jerarquía se comporta como la de Boston, aplicando las reglas de la omertà, la ley del silencio de la mafia siciliana. El Boston Globe ha roto con esta ley y ha dado ejemplo.

http://tlaxcala-int.org/upload/gal_13183.jpg

 

Una lección de periodismo

Spotlight debería formar parte del programa académico de todas las escuelas de periodismo y de todos los cursos de formación para medios de comunicación ciudadanos. Para empezar, los periodistas de Spotlight no son en absoluto superhombres ni supermujeres, sino bostonianos de a pie amantes del béisbol. Además, se trata de currantes que tienen una jornada de trabajo de 15 horas y sólo frecuentan los cafés para reunirse con los testigos. Únicamente les mueve una inquietud: averiguar la verdad. Pero eso en ningún momento les hace olvidar que deben velar por la protección de sus fuentes, comenzando por las víctimas que acceden a testificar y hacia las que manifiestan una empatía en absoluto no fingida. Saben ser pacientes, tomarse su tiempo y adaptarse a la temporalidad de sus fuentes. Son conscientes de que la publicación prematura de resultados parciales de la investigación podría echar abajo los esfuerzos por descubrir el asunto en toda su extensión. Así pues, lo que inicialmente fue una investigación sobre un sacerdote criminal pasó a extenderse a siete, después a trece y finalmente a noventa sacerdotes sólo dentro de la diócesis de Boston, donde hubo más de un millar de víctimas.

Con la publicación de sus revelaciones a lo largo de más de 600 artículos en un año, el Boston Globe ha demostrado que la fuerza del cuarto poder que son los medios de comunicación puede provenir no sólo de una exclusiva, un chivatazo o un escándalo a cualquier precio, sino de la palabra de los más débiles, de los que no tienen voz y que, de esta manera, se ha podido ganar una batalla contra ese temible segundo poder que es la Iglesia Católica en Boston, donde los católicos representan prácticamente la mitad de la población. Pero esta batalla no sólo concierne a los católicos.

Allí donde los pobres sobreviven inmersos en la ignorancia, sus hijos constituyen la presa perfecta para depredadores sedientos de poder que abusan de ellos y les condenan al silencio en nombre de una entidad superior, generalmente un dios. Podría decirse, por tanto, que la lección de Boston posee un alcance universal.

 





Courtesy of Tlaxcala
Source: http://nawaat.org/portail/2016/04/04/spotlight-ou-le-pouvoir-du-journalisme/
Publication date of original article: 04/04/2016
URL of this page : http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=17691

 

Tags: Spotlight Boston GlobePeriodismo de investigaciónSacerdotes pedocriminalesIglesia católicaTom McCarthyCine usamericanoHollywood
 

 
Print this page
Print this page
Send this page
Send this page


 All Tlaxcala pages are protected under Copyleft.